Sofía Vergara, el sexo y otros tópicos latinos

La protagonista de ‘Modern family’ se hace fuerte perpetuando los estereotipos latinos

La actriz, a su llegada a los Premios Glamour a la mujer del año, en Londres el 29 de mayo. / DAVE M. BENETT (GETTY)

"Perdónenme si no entienden lo que digo... y yo les perdonaré por mirarme los pechos toda la noche”. Con esta broma, marcando acento latino y presumiendo de un generoso escote, degustaba su éxito Sofía Vergara en el programa Saturday night live. El triunfo de la colombiana se antoja doble en la excluyente industria de Hollywood, que admite a muy pocas divas latinas y condena a la ignorancia a las actrices que superan cierta edad.

A Vergara, de 40 años, le ha llevado 20 abrirse paso hasta aquí. Y no ha tenido pudor en explotar sus evidentes encantos y el orgullo de sus orígenes. Incluso guiñaba un ojo al reportero, en una entrevista reciente con Esquire destinada a perpetuar tópicos sobre su cultura, diciendo que “con las latinas el sexo es más divertido”. Es esta confianza en sí misma y su vis cómica la que le ha valido dos candidaturas a los Globos de Oro y dos a los Emmy por su papel de Gloria Delgado, la esposa trofeo de Modern family.

Aunque también se ha enfrentado al cuestionamiento sobre si su pronunciado deje colombiano es fingido. “Ella está exagerando porque se lo habrán pedido los directores. Representa a la latinoamericana un poco estrafalaria y voluptuosa, con un acento muy marcado. Cuando Sofía quiere ser una persona sofisticada lo logra, porque además habla un inglés perfecto”, comenta desde Bogotá Mario Mitrotti, el director de publicidad que en 1989 la descubrió y le dio su primer anuncio, con 17 años, para Pepsi. Vergara asistía por entonces a un instituto bilingüe dirigido por monjas en su natal Barranquilla y no tenía intención alguna de llevar una carrera como actriz y modelo.

"Exagera su acento porque se lo han pedido, pero habla un inglés perfecto"

Eligió otro camino. Se inscribió en la escuela de odontología y se casó a los 18 con Joe González, el novio que la visitaba todos los días en las grabaciones de sus anuncios y del que se divorciaría dos años después. Con él tuvo a su único hijo, Manolo, de 20 años, que actualmente estudia cine y filma una serie de vídeos para YouTube centrada en la relación con su madre titulada Mi vida con Toty (así es como la llaman a ella cariñosamente en casa desde pequeña). Sus cinco hermanos y su madre, Margarita, apoyaron su decisión de mudarse a Bogotá e iniciar una carrera como modelo. “Es una familia que no estaba metida en el mundo del cine, la publicidad o la televisión [su padre criaba ganado]. La mamá la cuidaba mucho, era sobreprotectora”, recuerda Mitrotti.

El reparto de 'Modern family' donde Sofía Vergara encarna a Gloria Delgado, la explosiva esposa de Jay Pritchett (Ed O'Neill) / FOX

Dio el salto a EE UU con un contrato con Univision, en un momento en el que la diversidad cultural aún no representaba una virtud de la sociedad estadounidense. Vergara ya era popular entre el público hispano. La cadena aprovechó su imagen de símbolo sexual mostrándola como una presentadora exuberante, pero sin la madurez para pisar Hollywood, y la ató a un convenio de exclusividad. Mientras Salma Hayek o Penélope Cruz brillaban, Sofía participaba en pequeños papeles. La atención sobre ella se volcaba principalmente en su romance con el cantante mexicano Luis Miguel o en sus publicitadas salidas con Tom Cruise, tras la ruptura de este con Cruz.

Al vencer su contrato, exhibió sus dotes para la comedia y la improvisación en la ABC. Quienes han trabajado con ella coinciden en que es disciplinada, tiene buena memoria y aprende rápido, además de que es sensual y tiene una picardía que ha cautivado a los estadounidenses. “Es tímida. Sonríe a todo el mundo, pero después de trabajar se va a comer o a dormir, es cierto que no socializa mucho”, asegura Salvador Mejía, productor del culebrón Fuego en la sangre, donde la actriz hizo su última participación en este formato en 2007. Antes de triunfar con Modern family, Vergara participó en la versión en español de Mujeres desesperadas, lo que la acercó a las sitcoms.

Antes le prestaban atención por sus relaciones con Luis Miguel o Tom Cruise

Ahora a Vergara se le ve igual en la fiesta de los corresponsales de Washington, que en las discotecas de Manhattan con Jessica Alba o las hermanas Kardashian. Su agitada vida también la ha llevado en el último mes a romper su relación con el empresario estadounidense Nick Loeb, nieto del fundador de Lehman Brothers, con quien salía desde que lo conoció en los Globos de Oro de 2010. Aunque la colombiana ha asegurado que Loeb disfrutaba de su fama, fuentes cercanas a la pareja han señalado que el empresario no ha tolerado el repentino ascenso de la actriz, según informa el New York Post. Hay quien la culpa incluso de haber frustrado las intenciones de Loeb de emprender una carrera política presentándose a senador de Florida.

Su popularidad ha sido detonante para cerrar contratos con Burger King, con la marca de cosméticos CoverGirl –en una campaña al lado de Ellen DeGeneres– y para repetir con Pepsi en un anuncio junto a David Beckham. También para crear su propia línea de ropa para los almacenes K-Mart dirigida, según Vanity Fair, a lo que en EE UU se conoce como soccer moms (amas de clase media suburbana, centradas en llevar y traer a sus niños al cole y a las actividades deportivas y extraescolares). De sus orígenes en Barranquilla hasta su actual vida en Nueva York, la actriz abandera lo latino, buscando la complicidad de cada una de las diferentes culturas bajo la frontera sur de EE UU. “Muy bien, tienes música latina; no es colombiana, es puertorriqueña, pero al menos es latina”, le decía a DeGeneres en la última visita a su show.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El colegio de las esposas de los más poderosos

Brenda Otero Londres

En el exclusivo Malborough estudiaron Kate Middleton o la primera dama

La transición de la joven duquesa de Suárez

Alejandra Romero acepta con discreción el papel que le toca asumir

Por qué la Sudáfrica negra perdona a Pistorius

John Carlin Pretoria

Tras el apartheid eligieron la conciliación. La historia se repite con él

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana