Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volvo crea el primer coche del mundo con airbag para peatones

El sistema que incluye el nuevo modelo, el V40, se activa a velocidades de entre 20 y 50 por hora

Cuando es imposible evitar una colisión con un peatón, sí se puede, al menos, suavizar las consecuencias del impacto. Este es el objetivo que se marcó Volvo para crear su nuevo modelo, el V-40, el primer coche del mundo que incorpora un airbag para peatones. “En Europa, el 14% de las víctimas mortales en accidente de tráfico son peatones atropellados”, recuerda Germán López Madrid, presidente de la compañía en España. El nuevo modelo estará a la venta entre julio y agosto de este año.

El airbag de peatones se activa cuando alguno de los siete sensores que el Volvo V-40 tiene incorporados en el parachoques delantero registra el contacto físico entre el coche y el peatón. Al detectar el impacto, si el sistema lo interpreta como una pierna humana, el extremo trasero del capó se libera automáticamente y se eleva por el despliegue de un airbag, que cubre el área bajo el capó elevado, aproximadamente un tercio del parabrisas y los laterales que enmarcan la luna delantera. “Para desarrollar este dispositivo se tuvo en cuenta que las lesiones más graves en peatones se causaban en la cabeza debido a la estructura dura en el capó y borde inferior del parabrisas”, aclaran fuentes de la compañía.

ampliar foto
El nuevo Volvo V40

El sistema se activa a velocidades entre 20 y 50 kilómetros por hora, ya que, según las estimaciones de la firma automovilística sueca, el 75% de los accidentes en los que están involucrados peatones suceden a velocidades menores de 40 kilómetros por hora. En un atropello en el que el vehículo circula a 30 kilómetros por hora, el peatón tiene un 95% de probabilidades de sobrevivir, a 50 por hora, solo un 50%, y por encima de esta velocidad la posibilidad de muerte roza el 100%.

“El leitmotiv de Volvo, desde su creación hace 80 años, ha sido que mientras los coches sean conducidos por personas, la seguridad debe ser lo más importante”, explica José María Galofre, director general de Volvo España. En efecto, la compañía puede presumir de haber inventado el cinturón de seguridad de tres anclajes, tal y como se conoce hoy en día, que reduce en un 50% la probabilidad de muerte en caso de accidente de tráfico. Además, ha introducido otras innovaciones, que también incorpora el Volvo V40, como el sistema de detección de peatones con frenado automático, o el sistema City Safety¸ que para el vehículo si el conductor no reacciona a tiempo cuando el coche delantero reduce su velocidad o se detiene, o si el vehículo se dirige a demasiada velocidad hacia otro que está parado.

Motor y emisiones de gas

  • El nuevo modelo se ofrecerá con tres motorizaciones diésel y una mecánica de gasolina. Las potencias oscilan entre los 115 caballos y los 254 caballos. 
  • Las emisiones del modelo de 115 caballos es de 94 gramos de CO2 por kilómetro.

Según Galofre, el éxito de esta tecnología lo demuestra el hecho de que las compañías de seguros han bajado un 25% el importe de la póliza a los volvos que tienen instalados estos sistemas.

La firma pretende comercializar 1.400 unidades en 2012 y llegar a las 4.000 en 2013, lo que supone una cuota de- mercado nacional del 2% y del 5% respectivamente. El nuevo modelo, de segmento C, tendrá un precio de partida en España de 22.950 euros. “Es simbólico que hayamos empezado a incorporar el airbag de peatones en el segmento que más vehículos vende”, afirma Galofre, que enfatiza el compromiso de la firma automovilística con la seguridad vial.