Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

Fin al vodevil de Cascos

El apoyo de IU y de UPyD permitirá al PSOE gobernar en Asturias

Un pacto de legislatura entre PSOE y UPyD, apoyado por IU, permitirá acabar con el bloqueo político del Principado, motivado por las guerras intestinas en la derecha entre los populares y Foro Asturias, el instrumento utilizado por Francisco Álvarez-Cascos para su aventura contra el PP. El hasta ahora presidente de la comunidad había fracasado en el intento de reforzarse con las elecciones anticipadas de marzo (de 16 escaños bajó a 12), sin que el PP sacara partido de ese retroceso. El pacto convertirá en nuevo presidente al socialista Javier Fernández, que encabeza el grupo con más diputados.

El empujón final lo ha dado en realidad el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que el pasado día 12 amagó con "intervenir" las cuentas de Asturias, dada su "situación política". La reacción de Cascos exigiendo disculpas a Rajoy, y enviando las cuentas del Principado directamente a la Comisión Europea, solo sirvió para alimentar el vodevil. El comunicado del Ministerio de Hacienda podía leerse como un aviso de que al Gobierno no le temblará el pulso frente a las comunidades reticentes a respetar los objetivos de déficit, pero su virtualidad principal ha sido acelerar el pacto y poner fin a las maniobras de Álvarez-Cascos. El PP cuenta con rehacerse cuando su ex secretario general desaparezca del primer plano, único modo para el partido de Rajoy de recuperar fuerza electoral en el Principado.

Sin el pacto, probablemente los asturianos habrían tenido que votar por tercera vez en un año, y con las cuentas de la comunidad intervenidas por el Gobierno. Se ha decidido a evitarlo UPyD, el partido de Rosa Díez, cuyo único diputado asturiano deshace el empate a 22 escaños entre izquierda y derecha. El mucho más dramático caso de Grecia evidencia que son los dirigentes los que deben resolver los problemas de los electores, y no trasladarles continuamente los bloqueos creados por sus cálculos politiqueros.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.