CARTAS AL DIRECTOR

Destrucción de la Universidad pública

Como sociólogo que es el ministro Wert, sabe bien que uno de los procesos de democratización que mejoraron la sociedad española (y no han sido tantos ni demasiado profundos, así que debemos cuidarlos especialmente), a lo largo del medio siglo último, fue el acceso de las capas populares a la enseñanza superior. Ahora el Gobierno del PP quiere revertir este proceso —sin haberlo llevado en su programa electoral—: el Real Decreto Ley aprobado el pasado 20 de abril, entre otras medidas destructivas de nuestras universidades, apunta a reservar la formación superior para los ricos. Su acción de gobierno ha traspasado ese límite tras el cual una sociedad no puede mirarse al espejo sin sentir vergüenza de sí misma.

Soy profesor titular de Universidad (y por cierto que uno de los “beneficiados” por su contrarreforma, si de descargarme del “peso de la docencia” se tratase: tengo tres sexenios de investigación consecutivos “vivos”). El injusto e insolidario cambio de las reglas de juego que su indecente RDL 14/2012 establece que nos impulsará, a mí y a otros muchos profesores, a modificar también nuestros criterios: por ejemplo, a la hora de evaluar a nuestros estudiantes. Sabiendo que un suspenso en la convocatoria “boloñesa” de junio/julio (su segundo examen en una asignatura, que daría lugar a una segunda matrícula) los penaliza tan gravemente como usted pretende (y no digamos ya en convocatorias posteriores), barrunto que a partir de ahora mis estudiantes van a tener siempre un buen rendimiento en esas convocatorias… Ante normas injustas e ilegítimas que destruyen el orden básico de convivencia, por más que se publiquen en el BOE, un ciudadano consciente tiene ante sí un camino arduo y excepcional, pero ineludible: la desobediencia civil.— Jorge Riechmann, profesor titular de Filosofía Moral, Universidad Autónoma de Madrid.

 

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

El Caballero de la Palabra

La gran lección de las aventuras de Don Quijote es que un mundo sin justicia no merece la pena; pero que tampoco la merece sin misericordia. Esta es la que permite que las cosas sean al fin lo que pueden ser

LA CUARTA PÁGINA

Habrá más Ucranias

Vladimir Putin tiene más admiradores de lo que cabría imaginar entre varias potencias emergentes que no olvidan el colonialismo. Occidente topa además con el resentimiento de Moscú por la pérdida de su imperio

El 'arte' de limitar la libertad de información

Wikileaks no es una amenaza, sino un medio que ejerce un derecho fundamental

Realidad o realidades, unidad e independencia

El debate sobre Cataluña no puede caer en las urgencias de poder de políticos de poco vuelo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana