EDITORIAL

La ira de los griegos

La votación refleja una rebelión democrática en contra del duro plan de rescate

Los ciudadanos griegos impusieron ayer un castigo masivo a los dos grandes partidos que han apoyado el programa de ajuste impuesto por Bruselas y el FMI. Tanto la derecha, Nueva Democracia, como aun más los socialistas del Pasok, han bajado significativamente. El partido de Andonis Samaras ha llegado en cabeza, con lo que se beneficia automáticamente de 50 escaños suplementarios. Pero no serán suficientes para gobernar, por lo que Samaras, que rechazó convocar nuevas elecciones, ofreció la constitución de un Gobierno de “salvación nacional” que saque a Grecia de su marasmo, y aplique, aunque renegociándolo, el duro plan de rescate, necesario para que Grecia pueda acceder a los indispensables fondos europeos y del FMI.

Sin embargo, Syriza, un grupo asemejado a Izquierda Unida, que ha adelantado a los socialistas como segundo partido, rechazó esa oferta en busca de un casi imposible gobierno de concentración de partidos de izquierda y extrema izquierda. Pues estas elecciones han llevado a un Parlamento atomizado, en el que han entrado o subido partidos extremistas. La incertidumbre sobre el Gobierno y el plan de rescate puede prolongarse y generar inestabilidad en los mercados.

Grecia ha vivido una rebelión democrática contra un ajuste excesivamente duro. No obstante, el voto de ayer no debe interpretarse como un deseo de los griegos de salirse del euro, pues la permanencia cuenta con un respaldo mayoritario en la población. No así en la extrema derecha neonazi de Amanecer Dorado que ha logrado entrar por vez primera en el Parlamento.

Está por ver si no se produce un movimiento incontrolado que lleve a hacer irremediable la salida de la moneda única. A partir de hoy la eurozona y sus instituciones tienen que hacer lo posible por evitarla. Por los griegos, que pagarían un mayor sacrificio que permaneciendo en la Unión Monetaria. Y por la estabilidad y viabilidad del propio euro.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

la cuarta página

Los ‘lobbies’ necesitan una regulación

Numerosas resoluciones y acuerdos sobre las organizaciones de intereses duermen el sueño de los justos

Un proyecto para España

Si llegara a fracasar, no se debería a la organización del Estado —autonómico, centralista, federal, confederal— sino a la incapacidad de lograr que sus ciudadanos se sientan parte de una misma comunidad

LA CUARTA PÁGINA

Frente al desafío, las razones y la ley

Se sabe que las pretensiones secesionistas catalanas son ilegales; hace falta probar ante los ciudadanos que son además ilegítimas

LA CUARTA PÁGINA

Hay que encontrar una salida

A la visible deslealtad que las autoridades catalanas no se le puede hacer frente únicamente con la aplicación de las leyes

LA CUARTA PÁGINA

La vida sin cuerpo

Las nuevas tecnologías sirven para facilitar la comunicación, pero pueden terminar quitándole toda su complejidad

la cuarta página

Todos quieren café

Otras autonomías quizá reclamen los avances que obtengan los nacionalistas y se frustren los deseos de estos para distinguirse

Cuenta atrás para el Estado Islámico

Con sus atrocidades, el EI ha abierto la caja de los truenos que lleva a su final

Izquierda europea: renovarse o morir

La cultura de gobernar es difícil para partidos que han perdido sus dogmas

Los límites en la lucha contra el Estado Islámico

Se puede defender la intervención militar mientras haya abusos y genocidio

De clavos y martillos en Escocia y Cataluña

Adentrarse por la ruta del referéndum es un error, igual que no afirmar la vía federal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana