CARTAS AL DIRECTOR

Espero no estar nunca en su pellejo

Trabajo atendiendo a personas con infección por el VIH en un hospital público. De los 1.000 pacientes bajo mi cuidado, unos 150 son inmigrantes. Ni uno solo ha hecho turismo sanitario, y la mayoría no sabían que estaban infectados cuando dejaron su país en busca de un trabajo con el que ganarse la vida, o se han infectado estando en nuestro país.

Muchos de ellos perderán la tarjeta sanitaria y su tratamiento antirretroviral en agosto si se cumple lo anunciado por la señora ministra. Serán los elegidos para morir por el bien de los españoles.

Ahorraremos algo de dinero de nuestras maltrechas cuentas dejándoles morir, pero no nos importará porque son ilegales. No lo merecen. No existen. Pero yo conozco sus nombres y sus caras y cuando me despida de ellos en la consulta sabré que soy parte de la hipocresía de una sociedad donde el derecho a la vida es solo para algunos. ¿Qué sentirá un político tomando decisiones que suponen la muerte de personas en aras de un bien supuestamente superior, como es la reducción del déficit? Espero no estar nunca en su pellejo.— Federico Pulido Ortega.

 

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Palabras en libertad, autores no siempre

Berna González Harbour Managua (Enviada Especial)

El festival literario Centroamérica Cuenta se consolida como cita literaria del continente. El Gobierno de Ortega impidió la entrada a Nicaragua del caricaturista francés Jul

Garzón apela al voto joven para mantener las conquistas sociales

Lourdes Lucio Sevilla

"Hay que echar a los gobiernos del PP", afirman los dirigentes de IU en el cierre de campaña

Típico, pero muy bello

Hay determinadas posiciones, que se distinguen por su estructura de peones o por los patrones de ubicación de piezas, que llaman a gritos a una combinación Pero hay que saber cuáles

EL PAÍS RECOMIENDA

El sexo es beneficioso para la salud genética de la especie

Alicia Rivera Madrid

Un experimento muestra cómo se protegen frente de las extinciones

¿Cómo acabó Adou en una maleta?

El padre tenía previsto que el niño, de ocho años, llegase a Barajas, pero terminó en Casablanca y luego en Tánger y Ceuta

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana