Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Cortes valencianas aprueban la reforma del Estatuto para blindar las inversiones del Estado

Todos los grupos votan a favor salvo Esquerra Unida, que se abstiene al no ser aceptadas sus enmiendas

La modificación de la reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana de 2006 para incluir una cláusula de blindaje de las inversiones estatales se ha aprobado esta mañana en las Cortes Valencianas con el voto favorable de todos los grupos salvo Esquerra Unida, que ha optado por la abstención tras no ser aceptadas sus enmiendas.

La reforma prevé una disposición adicional que vincula las inversiones en los Presupuestos Generales del Estado al peso de la población valenciana. Se trata de una disposición que ya existe en otros Estatutos, como el de Cataluña, Andalucía y Aragón, que los populares se negaron a introducir en 2006 porque la consideraban inconstitucional. De hecho, la recurrieron en los casos de Andalucía y Cataluña (en este caso las inversiones se referencian respecto al PIB). El Constitucional consideró legal este tipo de cláusulas, pero especificó que no obligan al Estado.

A finales del año pasado, el PP valenciano propuso la reforma tras comprobar que en los presupuestos del Estado se alude cada año al cumplimiento de estas cláusulas de los territorios donde están vigentes.

Pese al énfasis que el PP puso a la reforma, esta mañana el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha dedicado escasamente 10 minutos a acercarse a las Cortes para la votación. Ha eludido estar en el debate, lo que le han recriminado tanto el portavoz de los socialistas Antoni Such, como el de Comprimís, Enric Morera.

Camps ha entrado poco antes de la votación en el hemiciclo y se ha marchado sin esperar la explicación de voto de Marga Sanz, portavoz de Esquerra Unida.

La reforma deberá ahora remitirse al Congreso para su ratificación. Posteriormente se someterá a referéndum, como prevé el Estatuto de Autonomía valenciano, en el plazo de seis meses tras su paso por las Cortes Generales.

Durante el debate, Compromís y Esquerra Unida han coincidido en señalar que esta reforme supone una "rectificación" de populares y socialistas, al reconocerse ahora la necesidad de vincular las inversiones al peso poblacional. Según el diputado del PP David Serra no se trata de una rectificación, sino que se "da un paso adelante", mientras que el socialista Antoni Such ha reconocido que se equivocaron apoyando la reforma de 2006 pero que han rectificado hoy.

Serra ha mostrado su "orgullo" por la reforma y ha asegurado que "comportará cambios importantes para la política económica y de inversiones" del Consell. El PP ha celebrado en pie y con aplausos la aprobación de la reforma, mientras que en la oposición, han permanecido sentados y sin aplaudir, salvo alguna excepción.

En el lado de los grupos de la oposición, el diputado del PSPV Antoni Such ha explicado que los socialistas han apoyado esta reforma porque "es buena para los valencianos". Tras ello, ha emplazado al Consell a que "negocie y colabore" con el Estado para conseguir "recursos económicos suficientes" para la Comunidad Valenciana "en función de la capacidad económica como poblacional".

Mientras, el portavoz de Compromís, Enric Morera, ha insistido en que la reforma es "insuficiente" y, en este sentido, ha criticado que PP y PSPV "se niegan a apoyar aquí lo que acepta para otras comunidades". Asimismo, ha cuestionado que la reforma llegue a tiempo para que se pueda aplicar en los Presupuestos Generales del Estado de 2012.

La portavoz de Esquerra Unida, Marga Sanz, ha lamentado que no se incluya a los municipios en la comisión para negociar las inversiones territorializadas que contempla la reforma estatutaria, por lo que "el déficit municipalista se sigue manteniendo". Asimismo, ha afirmado que con esta reforma "no se aborda la financiación" y "si el Consell no toma nota", dentro de un año se hablará de nuevo de "marginación" por parte del Gobierno.