Fernando Alonso, en contra del nuevo límite de velocidad

El piloto de Ferrari dice que, para ahorrar combustible, "hay medidas mucho más eficaces, como limitar el acceso de los coches a las ciudades o discriminarlos en función de las matrículas"

A Fernando Alonso no le gusta la decisión del Gobierno de bajar el límite máximo de velocidad en autopistas y autovías a 110 km/h. "Estoy completamente en contra porque para ahorrar el consumo hay medidas mucho más eficaces y porque pasar de 120 km/h a 110 km/h puede influir en la concentración de los conductores negativamente", aseguró el dos veces campeón del mundo durante una comida ofrecida por el Banco Santander, patrocinador de Ferrari, en el karting de Carlos Sáinz en Madrid.

"Para reducir la contaminación hay otras medidas más eficientes, como, por ejemplo, limitar el acceso de los coches a las ciudades o discriminarlos en función de las matrículas", dijo el asturiano a un mes de que comience el Mundial, el próximo 27 de marzo en Australia.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes un plan de choque preventivo para ahorrar energía ante la crisis en Libia. A partir del 7 de marzo, en los 8.800 kilómetros de autovías y autopistas estatales el límite de velocidad bajará de 120 a 110 kilómetros por hora. La medida será transitoria para amortiguar la subida del precio del barril de petróleo. La decisión, que obligará a cambiar 6.000 señales de tráfico en toda España y el sistema de multas, no tiene precedentes desde la crisis del petróleo de los setenta.

Industria había preparado una tormenta de ideas sobre medidas de ahorro. Como el sector eléctrico tiene potencia de sobra instalada y está más diversificado (no precisa tanto gas actualmente), las medidas se centraron en el transporte. Rubalcaba añadió que esta semana habrá más medidas, tras discutirlas con la Federación de Municipios, en edificación e iluminación.

El vicepresidente primero justificó la reducción de la velocidad: "Lo hacemos para ahorrar petróleo, un 15% en gasolina y 11% en gasóleo". La medida obliga a cambiar el sistema de multas, pero no el carné por puntos. No tiene fecha de finalización. Además, los trenes de cercanías y de media distancia bajarán un 5% y el Gobierno elevará del 5,8% al 7% la mezcla de biodiésel en los carburantes, lo que permitirá reducir las importaciones en 160 millones de euros al año.