Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento reducirá la luz en las carreteras para ahorrar 12,5 millones

José Blanco se suma a las medidas para reducir el consumo de petróleo

Bajar la velocidad máxima de circulación en autovías ha sido solo la primera de un lote de medidas de ahorro que el Gobierno prepara a ritmo frenético para afrontar la previsible subida de la -ya altísima- factura eléctrica por la crisis libia. Ayer, el ministro de Fomento, José Blanco, adelantó una más: su departamento pretende recortar a la mitad el gasto de iluminación en las carreteras, que es de 25 millones anuales. Un ahorro, por tanto, de 12,5 millones. Blanco precisó que la reducción de la iluminación afectará a "todas las carreteras de la red del Estado". Eso se podrá hacer, según fuentes de Fomento, desactivando un cierto número de farolas en cada vía o apagando señales luminosas en las carreteras con menos tráfico y, sobre todo, con la colocación de bombillas más eficientes.

La asociación Automovilistas Europeos Asociados tildó de paradójico que Tráfico promueva el uso de las luces de día en los coches mientras Fomento planea recortar la iluminación en las carreteras. Recordó que eliminar el alumbrado en ciertos puntos puede ser "peligroso" y subrayó que "lo más caro es crear la infraestructura", no pagar la luz, ya que el consumo en iluminación de las carreteras se produce de noche, cuando la electricidad es más barata. También el Comisariado Europeo del Automóvil criticó la decisión de Fomento.

En defensa de la reducción máxima de velocidad en autovías y autopistas salió ayer Miguel Sebastián, ministro de Industria. Sebastián animó a quienes ridiculizan la medida a compararla con otras que fueron subestimadas en su día. "La tontería de las bombillas" -el programa que él mismo anunció en 2008 para regalar dos bombillas de bajo consumo a cada familia- ha logrado ahorrar el equivalente al consumo energético de una ciudad como Sevilla, recordó. Aquella iniciativa -que costó al ministerio unos 38,5 millones- consistió en regalar a cada uno de los 22 millones de hogares de España dos vales que podían canjear en las ferreterías por sendas bombillas de bajo consumo (que duran entre seis y diez veces más que las tradicionales). Solo se han canjeado 14,5 millones de vales, pero eso ya supondrá un ahorro energético de 5.570 gigavatios por hora en el periodo de vida de esas bombillas (entre tres y seis años). El equivalente a lo que consumen 1,4 millones de hogares en un año, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía del Ministerio de Industria. En España hay unos 350 millones de bombillas tradicionales.

Una medida que debe hacerse "con mucho cuidado"

La Asociación Española de la Carretera (AEC) teme los peligros que la medida de reducir la iluminación en las autovías españolas pueda conllevar en materia de seguridad vial. Su subdirectora técnica, Elena de la Peña, ha dicho que la disminución de la luz puede ser "bastante peligroso" y podría generar "accidentes muy graves". La medida, ha afirmado, debe adoptarse con "mucho cuidado" porque los tramos iluminados son los que "pueden ser especialmente problemáticos".

Al PP tampoco le convence la decisión de Fomento. Federico Souvirón, portavoz popular en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, ha lamentado que "todo recae sobre la seguridad de los ciudadanos a la hora de conducir". Su homólogo en el PSOE, Carlos Corcuera, ha reconocido que "siempre es recomendable que las carreteras estén bien iluminadas" y que, por ello, se buscará un punto de "equilibrio" entre el ahorro energético y la seguridad vial.

Más información