Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atentado de ETA en Arrigorriaga

ETA asesina en Vizcaya a un policía responsable de la lucha antiterrorista

El atentado con bomba lapa se ha producido en un aparcamiento exterior del municipio de Arrigorriaga (Vizcaya)

La organización terrorista ha matado con una bomba-lapa a Eduardo Pueyes en un aparcamiento al aire libre cercano a su domicilio en Arrigorriaga.

La banda terrorista ETA ha asesinado con una bomba lapa colocada en su coche al inspector de la Policía Nacional Eduardo Puelles García, jefe de Grupo de Vigilancias Especiales de la Brigada de Información de la Policía Nacional, en el municipio vizcaíno de Arrigorriaga, cercano a Bilbao. Se trata del primer atentado etarra desde que el socialista Patxi López fue nombrado lehendakari. La explosión se ha producido a las 9.05 en un aparcamiento al aire libre cercano al domicilio del agente, en la calle Santa Isabel, del barrio de La Peña de la localidad.

Según fuentes de la investigación, la bomba lapa, que contenía entre 1,5 y 2 kilogramos de un explosivo aún sin determinar, fue colocada en la parte trasera del vehículo de Puelles, junto al depósito de gasolina, lo que provocó el incendio posterior que, según testigos presenciales, terminó con la vida del policía. Los primeros indicios apuntan a que los responsables del atentado son miembros no fichados de ETA (legales) que formarían los últimos restos del comando Vizcaya. La capilla ardiente con los restos de la última víctima de la banda ha sido instalada a primera hora de la tarde en la subdelegación del Gobierno en Bilbao.

El fallecido, de 49 años y natural de Barakaldo, estaba casado y tenía dos hijos. Su hermano es ertzaina. Su mujer ha sido ingresada en un hospital tras sufrir un ataque de ansiedad.

Puelles llevaba 16 años dedicado a la lucha contra ETA y ha sido definido por el secretario nacional de comunicación del Sindicato Profesional de Policía (SPP), José Antonio Calleja, como "un buen policía y un buen vasco".

Un testigo presencial del atentado, una persona de mediana edad que se dirigía hacia su coche cuando ocurrió la explosión, pudo ver el coche en llamas y ha asegurado que escuchó gritos en el interior del vehículo. Otro vecino del fallecido asegura que la explosión ha sido tan fuerte que su cama se movió. Además, el incendio posterior a la explosión ha afectado al menos a otros cuatro vehículos.

El crimen se produce apenas tres días después de que el nuevo consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, y el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acordaran en una reunión aumentar la colaboración antiterrorista entre la Ertzaintza, la policía autónoma vasca, y los otros cuerpos de seguridad (Policía Nacional y Guardia Civil).

En una declaración institucional, el lehendakari, Patxi López, ha asegurado que Puelles "era uno de los nuestros". En referencia a ETA, López ha asegurado: "Nos han enseñado el camino del dolor; nosotros les vamos a enseñar el camino de la cárcel".

El último atentado mortal de ETA se había producido el pasado 3 de diciembre cuando un pistolero de la organización terrorista asesinó al empresario Ignacio Uría Mendizábal en Azpeitia, Guipúzcoa. En cuanto al último asesinato de ETA con bomba lapa, se produjo el 30 de mayo de 2003 en Sangüesa (Navarra) y en él fallecieron los policías nacionales Bonifacio Martín Hernando y Julián Envit Luna.

Además, se da la coincidencia de que se cumplen 22 años del atentado en el Hipercor de Barcelona (19 junio 1987), en el que fallecieron 21 personas y resultaron heridas más de 40.

El PSOE ha convocado a todos los partidos políticos con representación parlamentaria, así como a las organizaciones empresariales y a las centrales sindicales, a una reunión en el Congreso de los Diputados de la que saldrá una condena unánime del atentado, informa Anabel Díez.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue informado por el ministro de Interior antes de la reunión que iba a mantenercon el primer ministro sueco en el marco del Consejo Europeo que se celebra estos días en Bruselas. Zapatero suspendió la entrevista y, tras realizar una declaración institucional, regresó a Madrid poco antes de la una de la tarde, informa Miguel González.