Garzón abre una investigación por las torturas en Guantánamo

El juez incoa diligencias previas para investigar la situación de los presos en el centro de detención

El juez Baltasar de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha abierto este miércoles una causa para investigar a los posibles "autores materiales, inductores, cooperadores necesarios y cómplices" de los delitos de torturas cometidos en el centro de detención norteamericano de Guantánamo (Cuba) durante la Administración de George W. Bush. Además, Garzón ha instado al juez Ismael Moreno, que tramita la causa sobre los vuelos de la CIA, para que le remita todos los antecedentes que tenga sobre la investigación de torturas en la base americana, aunque no las investigaciones relativas a los vuelos.

El magistrado ha incoado diligencias a partir de las denuncias de Hamed Abderrahman Ahmed, conocido como el talibán español, Lahcen Ikassrien, Jamiel Abdul Latif al Banna y Omar Deghayes, que después de pasar por Guantánamo declararon ante él y refirieron haber sufrido torturas durante el tiempo de su detención "bajo la autoridad de personal del Ejército norteamericano". Todos ellos se enfrentaron en España a la acusación de pertenencia a organización terrorista, aunque finalmente ninguno fue condenado por este delito.

Garzón ha tomado esta decisión en un auto fechado el lunes, días después de haber remitido a reparto, a instancias de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, una querella contra seis presuntos responsables de la creación de la cárcel de Guantánamo y que ahora está en manos de su compañero Eloy Velasco para que decida sobre su admisión a trámite.

Garzón ha decidido ahora abrir por su propia cuenta esta causa al constatar que "de los documentos desclasificados por la Administración Norteamericana" se desprende "lo que antes se intuía: un plan autorizado y sistemático de tortura y malos tratos sobre personas privadas de libertad sin cargo alguno y sin los elementales derechos de todo detenido".

El magistrado detalla que este "plan sistemático" configura "la posible existencia de una acción concertada para la ejecución de una multiplicidad de delitos de torturas contra las personas privadas de libertad en Guantánamo y otras prisiones" como la de Bagram (Afganistán).

Según el auto, este sistema adquiere "casi un nivel oficial" que "genera una responsabilidad penal en las diferentes estructuras de ejecución, mando y diseño y autorización de ese plan sistemático de tortura".

Dado que el magistrado ha tenido conocimiento de los documentos desclasificados a los que hace referencia, únicamente a través de los medios de comunicación, tiene previsto solicitarlos formalmente a Estados Unidos para incorporarlos a esta causa.