Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Debate sobre el estado de la Región

Aguirre anuncia la privatización del 49% del Canal de Isabel II

La presidenta anuncia que Madrid aplicará a las empresas el régimen administrativo autonómico más favorable.- Propone la construcción de un macrocentro empresarial, el nombramiento de Boadella y una subida de sueldo para los directores de los colegios

Esperanza Aguirre transformará, mediante una ley, la hasta ahora empresa pública Canal de Isabel II en una sociedad anónima que gestione "el ciclo integral del agua" en Madrid. Dicha sociedad, que mantendrá su titularidad pública, tendrá en principio capital 100% de la Comunidad de Madrid pero posteriormente saldrá a bolsa y se dará entrada a los madrileños que lo deseen hasta un máximo del 49% de sus acciones. "Damos a los madrileños la oportunidad de ser propietarios de su agua además de asegurar el futuro del agua en nuestra Comunidad", ha dicho esta mañana la presidenta de la Comunidad de Madrid durante el discurso que ha abierto el Debate sobre el estado de la Región. Este anuncio, totalmente por sorpresa y muy a largo plazo, se ha producido al final de su intervención.

El origen de la medida se encuentra en el plan de infraestructuras con los "nuevos requerimientos medioambientales en materia dedepuración y reutilización de las aguas" que prevé la Comunidad de Madrid y que tendrá un coste coste de 4.000 millones de euros en los próximos diez años, de los que 2.700 corresponden al Plan Nacional de Calidad de las Aguas. La privatización de una parte del Canal ayudará a financiarlo "porque los recursos propios de la Administración ya no son suficientes", ha reconocido. Se trata, a juicio de Aguirre, de "unas nuevas formas de gestión y de financiación que aseguren su carácter público, su eficacia y su eficiencia, que supongan una implicación mayor de los madrileños de manera directa en su empresa de agua, que introduzcan técnicas de gestión empresarial propias de las empresas de agua que ya gestionan muchos recursos de agua en nuestro país".

En el capítulo económico, Aguirre ha anunciado un régimen administrativo a elegir entre los que aplican las 17 comunidades autonómicas para quienes se instalen en la región. Es la propuesta contra la crisis económica que ha planteado la presidenta a las empresas y ciudadanos que recalen en Madrid. "Que elijan entre los marcos legales el que crean más favorable a sus intereses y actividades", ha declarado. Aguirre no ha ofrecido más detalles, pero fuentes del Gobierno madrileño confirman que se trata de una medida contemplada en la ponencia económica del Congreso Regional del PP de este fin de semana. Con ella, se trata de reducir trámites y tiempos en toda la burocracia que conlleva abrir una empresa.

Otros esperados anuncios

Según informó este periódico a principios de mes, lo anunciado esta mañana por Aguirre es la medida estrella para afrontar la crisis de la ponencia económica del PP regional, titulada Ideas para la Acción. Su objetivo es atraer a empresas de otras comunidades aplicándoles "de forma automática e inmediata" la mejor normativa de implantación que exista, según sus intereses y actividades en cualquier comunidad autónoma "en términos de autorizaciones administrativas, licencias, registros y cualquier trámite" según sus intereses y actividades. La propuesta, que deberá convertirse en ley, no afecta a las normas fiscales y pretende simplificar la burocracia y favorecer la movilidad. Al respecto, Aguirre ha afirmado que el primer objetivo del Ejecutivo autonómico es que la Comunidad de Madrid siga siendo "la más moderna, dinámica y competitiva" de España. "Queremos que Madrid sea al motor que España necesita para superar la crisis, por lo que pondremos en marcha todas las competencias de las que disponemos", ha sentenciado.

El primer debate de esta segunda legislatura de Aguirre ha comenzado pasados diez minutos del mediodía con el discurso de la presidenta regional, que se está centrando en economía y servicios públicos. Además de las dos medidas ya explicadas, Aguirre ha propuesto la construcción de un macrocentro empresarial para impulsar la creación de 50.000 puestos de trabajo y el el nombramiento de Albert Boadella como director artístico de los Teatros del Canal, así como una subida de sueldo para los directores de los colegios públicos de la región y la puesta en marcha de nuevas becas de Bachillerato y FP.

En el capítulo social, se ha comprometido a "dotar a 55 de cada 100 hogares madrileños de algún tipo de protección pública", lo que supondrá "una profunda revisión" de la vivienda protegida. Desde la tribuna de invitados han presenciado el debate, entre otros, la delegada del Gobierno, Soledad Mestre; el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón; el defensor del Menor, Arturo Canalda; y el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. También han acudido el presidente de Ifema y ex alcalde Madrid José María Álvarez del Manzano; el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Salvador Santos Campano; el de CEIM, Arturo Fernández; y los secretarios generales de UGT de Madrid, José Ricardo Martínez, y CC OO-Madrid, Javier López. En total, asisten a la Asamblea unos 200 invitados y más de 130 periodistas. El debate, que el Parlamento regional ofrece en lenguaje de signos, ha terminado por hoy con el discurso de la presidenta. Mañana, le siguen las intervenciones de los portavoces de la oposición, David Pérez (PP), Maru Menéndez (PSOE) e Inés Sabanés (IU), y la réplica de Aguirre.

ANÁLISIS: Aguirre hace un repaso triunfal a su gestión

Un discurso repetitivo y falto de propuestas. Las casi dos horas y cuarto que ha durado el discurso con el que la presidenta Aguirre ha abierto esta mañana el debate del Estado de la Región en la Asamblea de Madrid, las ha dedicado a ofrecer un repaso triunfal a su gestión y a hacer alarde de lo realizado durante su primer mandato y al primer año del segundo. Nada que ella misma no haya dicho ya en otros discursos o en la propia campaña electoral: que si ha construido ocho hospitales, que si hay 64.000 plazas sostenidas con fondos públicos en los colegios de la región, que la economía madrileña es una de las más modernas de Europa, que es la comunidad autónoma que más vivienda protegida construye... y suma y sigue por todas las áreas de gobierno. Por supuesto, ni asomo de autocrítica.

El discurso era repetitivo hasta el punto de que no ha faltado su tradicional lista de quejas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Hoy le ha reclamado más de 7.000 millones de euros en inversiones en infraestructuras. "En los últimos cuatro presupuestos generales no ha invertido un solo euro en nuevas infraestructuras en Madrid", dijo la presidenta, echando mano de una de las frases más utilizada por ella en los últimos años.

Sólo una propuesta novedosa, la privatización de la gestión del agua, porque el resto de planes ya los habían ofrecido su equipo en los últimos días: subir el sueldo a los directores de colegios e institutos públicos, el fichaje de Albert Boadella para los teatros del Canal o un macrocentro de convenciones.

Más información