Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
INICIATIVAS | CiberP@ís

Un euro, para una causa social

En la plataforma Teaming, el donante elige el destino del dinero, crea objetivos o se une a proyectos

Destinar lo que cuesta un café a una causa social parece ridículo, pero si las microdonaciones se hacen en equipo, la cosa cambia. Esta es la idea de Teaming, una iniciativa que ayuda a los demás, eligiendo los participantes el destino del dinero, mediante aportaciones individuales de un euro al mes. Un total de 1.000 empresas de 40 países lo practican, entre ellas Wolskwagen, desde el año 2000. Con sus trabajadores, que aportan este euro simbólico de su nómina si quieren. Ahora, el proyecto se abre a cualquier grupo de personas en Internet. El objetivo es "desarrollar una red social como Facebook, pero de gente Teaming", explica su creador, Jil van Eyle. Lo apoyan Banca Cívica, la consultora Everis y el grupo Intercom, impulsor de casos de éxito como Infojobs o Softonic, donde Van Eyle trabaja en proyectos de responsabilidad social corporativa desde 2008. La banca se ha comprometido a no cobrar comisiones; Intercom ha desarrollado la plataforma del portal sin ánimo de lucro.

Mil empresas de 40 países, como Volkswagen, lo hacen desde 2000

La idea del Teaming surgió en 1998 "cuando la vida no me podía ir peor", cuenta este holandés de 44 años afincado en Barcelona. Ese año nació su hija Mónica con hidrocefalia y su vida "cambió". Hijo de divorciados, su infancia estuvo marcada por la desaparición de su padre y los problemas económicos. "Con 15 años me dije, antes de los 30 tendré un Porsche y seré el rey del mambo". Estudió económicas y trabajó de multinacional en multinacional, hasta que montó su empresa, unas líneas de autobuses entre Ámsterdam, Londres y París sin paradas. Triunfó, consiguió su Porsche, pero cometió errores y "lo perdí todo. Fue un drama, aunque luego comprendí que el fracaso es positivo". En esas, veraneando en España, conoció a su exmujer y nació Mónica. "Los médicos no daban ni un duro por ella. Las perspectivas eran nefastas y yo no podía hacer nada. El mundo se hundió bajo mis pies". Mónica nació en Mallorca y, mientras permanecía en la UCI, Van Eyle "admiró" la actitud de los médicos "que la ayudaban a sobrevivir". Que esté viva, dice, es un milagro. Hoy tiene 13 años, un nivel mental de bebé, es casi ciega y 100% sorda, "pero soy más feliz que antes".

Les aconsejaron que se fueran a vivir a Barcelona, para que fuera tratada en el hospital infantil de Sant Joan de Déu. Contactaron con la ONCE y con la fundación NEXE, que se ocupa de niños con problemas hasta los tres años. "Trabajan con pasión, corazón y excelentes ideas, pero carecen de recursos". Van Eyle creyó que recaudaría fondos para ellos, yendo de empresa a empresa a pedir dinero. "Es muy difícil y ahora, en tiempo de crisis, aún peor". Entonces se le ocurrió Teaming. "En lugar de pedir dinero, pediría equipos. Gente dispuesta a gastarse algo simbólico, el precio de un café, en aquellos proyectos sociales que, como grupo de personas, eligieran. Por ejemplo, en PepsiCo México una empleada lo propuso para pagar la silla de ruedas de su madre.

Van Eyle recuerda que "no ha sido fácil conseguir que el nuevo proyecto, abierto a cualquiera en Internet, sea a coste cero. Ni que las financieras participen gratuitamente, porque de otro modo no tendrían sentido las microdonaciones. Y si cobran, Banca Cívica asume la comisión del cliente". En teaming.net, los participantes crean sus grupos y objetivos o se unen a otros para apoyar causas sociales, aportando un euro al mes de su cuenta corriente. De momento, la iniciativa está disponible en España (en fase beta), pero esperan dar el salto a otros países en breve, entre ellos a Estados Unidos, donde cuentan con el apoyo de Microsoft, que ofreció su tecnología sin coste y piensa hacer Teaming en sus redes online, como xBox.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2012