Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... SASKIA SASSEN | Socióloga y experta en globalización

"Los movimientos callejeros están haciendo historia"

Llueve en Venecia. Todos han sacado su ropa de invierno menos una: la socióloga y economista Saskia Sassen. Va vestida ligera, pero ha traído su pequeño paraguas. "En Nueva York es poco educado llevar uno grande", dice antes de entrar a una acogedora trattoria. Desde hace décadas, Sassen (La Haya, 1949) se empeña en escribir agudos análisis sobre la globalización y cómo esta transforma la sociedad. Es una perfecta nómada, vive entre Nueva York y Londres. Viene a impartir una conferencia sobre las ciudades como centros de conflicto, de racismo y exclusión de los pobres.

Sassen no parece una mujer sofisticada. Sonríe con frecuencia y tiene el don de explicar temas complicados de una forma amena y sencilla. Nació en Holanda, pero sus padres se trasladaron a Argentina, donde vivió 16 años. Su formación en economía, sociología y filosofía la ha adquirido en Francia, Italia, Buenos Aires y Estados Unidos. Es docente de Sociología y codirectora del Comité para el Pensamiento Global de la Universidad de Columbia. Desde hace 30 años está casada con el sociólogo Richard Sennett. "No competimos entre nosotros, aunque él dice que trabajo demasiado. Hoy, a las dos de la mañana ya estaba escribiendo", dice, mientras disfruta de un pescado a la parrilla con patatas.

Habla en perfecto castellano con acento argentino. En Buenos Aires descubrió su interés por la justicia social. "Mi padre tenía una biblioteca enorme: unos 3.000 libros. Un día cogí La rebelión de las masas, de Ortega y Gasset. El libro marcó mi visión de lo social". Tenía solo 13 años y muchas ganas de cambiar las injusticias que rodeaban su mundo. Regalaba a los pobres sus mejores vestidos.

La pensadora es una especialista en globalizaciones. En plural, porque "existen varias". "Son una serie de tendencias, de geografías que se conectan. De ahí surgen posibilidades tanto para el capital como para los que luchan por la justicia social". En sus libros y conferencias lanza duras críticas contra la corrupción política y el sistema bancario tradicional, a los que culpa de la crisis.

Por sus análisis ha recibido amenazas de muerte en Twitter, donde alguien escribió: "Matar a Saskia Sassen y pretender que parezca un accidente". "No me gusta nada, pero no me traumatiza porque es anónimo, si alguien me da una carta en la mano, el asunto es grave", confiesa.

Hoy más que nunca, asegura, la calle es espacio ideal para promover el cambio social. Los indignados en España, las protestas de Occupy Wall Street. "Los manifestantes están dando información a una clase media invisible que, conservadora o no, comienza a cuestionar el sistema financiero". No se siente en grado de hacer pronósticos, pero asegura que los movimientos callejeros "se han convertido en espacios para hacer política y están haciendo historia".

Trattoria Antica Carampaner. Venecia

- Dos ensaladas: 1o euros.

- Sopa de ayote: 15.

- Lubina a la parrilla: 25.

- Vino blanco y cafés: 10.

Total: 60 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de enero de 2012

Más información