La nuclear de Cofrentes para por un escape de vapor

Un escape de vapor produjo ayer una parada en la central nuclear de Cofrentes (Valencia). El incidente se debió a la rotura de la línea de drenaje de una válvula de control de la turbina, según informó en un comunicado la central, propiedad de Iberdrola.

Estas líneas de drenaje, de 2,5 centímetros de diámetro, están siendo sometidas al programa de vigilancia de erosión-corrosión, en el marco del cual estaba programada la sustitución del tramo ahora roto durante la próxima parada para recarga. Como primera medida tras el incidente, la central procedió a la bajada de potencia para desacoplar la unidad, aislar las líneas de vapor principal, permitir el acceso con seguridad para los trabajadores y poder, así, identificar el origen del escape.

El suceso, que no supuso ningún riesgo para las personas ni para el medio ambiente, fue clasificado como de nivel cero en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

La líder de Esquerra Unida, Marga Sanz, pidió el cierre de la central y dijo que mantenerla abierta "es una temeridad". El diputado de Compromís Juan Ponce exigió su jubilación.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2011