ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 3 de noviembre de 2011
Reportaje:

La trágica historia del garrote vil

La Universidad Camilo José Cela expone la máquina original para aplicar la pena de muerte en España, un tema que se debatirá en unas jornadas

Antonio López Sierra vivía en la calle de San Andrés, en el barrio de Malasaña. Era común verle acodado en la barra de las tabernas de la zona. Su mujer, analfabeta, con la que regentaba la portería de un edificio, lo veía leer El Caso, un periódico de sucesos, y pensaba que se había convertido en un intelectual. En realidad, López Sierra estaba trabajando mientras hojeaba el semanario: durante 26 años (entre 1949 y 1975) fue el verdugo titular de la audiencia territorial de Madrid.

"Era un personaje muy peculiar. Insistía siempre en que se le llamara ejecutor de la justicia", cuenta el sociólogo Miguel Ángel Almodóvar. "Había tenido condenas como delincuente común y no había terminado al otro lado del garrote casi por azar. Lo que unía a víctima y verdugo en esa época era la miseria. Las piruetas del destino era lo único que había colocado a uno y a otro en cada lado", señala Almodóvar. López Sierra pasó tristemente a la historia por ser el último verdugo español, encargado de agarrotar al anarquista Salvador Puig Antich en la cárcel Modelo de Barcelona en 1974.

En los encuentros se escrutará la personalidad del último verdugo

La pena de muerte en España fue abolida en 1978 y el garrote vil, la siniestra maquinaria con la que se le partía el cuello a los sentenciados, quedó arrumbado en los sótanos del juzgado. Este mes, por primera vez, una universidad, la Camilo José Cela, expone un garrote original, el de la audiencia de Valladolid, que sirvió para ejecutar a numerosos reos. La exposición, en la que también hay una réplica de una silla eléctrica y un sarcófago de tortura de la Inquisición, será el preludio de unas jornadas sobre la pena de muerte y los derechos humanos (días 17, 18 y 19) que organiza el periodista y escritor Francisco Pérez Abellán, director del Departamento de Criminología de esta universidad. Pérez Abellán destaca que el funcionamiento del garrote es desconocido incluso para jueces o policías. En las jornadas participarán expertos en la materia, entre los que se encuentra Almodóvar, quien ha indagado en lo más profundo del alma de los verdugos.

Pérez Abellán ha constatado a la hora de montar la exposición que aún existe una España retrógrada a la que le cuesta mirarse en el espejo. "Hice numerosas gestiones con miembros del Tribunal Supremo para que me prestasen un garrote vil de los que guardan. Se van a utilizar para el estudio y la comprensión de la historia criminal y judicial de este país. No es por morbo gratuito. Aun así me dijeron que no y que no. Ser investigador en este país es muy complicado. Parece que algunos se sienten responsables directos de lo que se hizo en el pasado".

Es un pasado al que pertenece López Sierra. Murió a los 73 años, pero antes ejecutó al asesino José María Jarabo y a la envenenadora de Valencia, Pilar Prades. Al conocer que tenía que matar a una mujer puso reparos: "Ejecutar a una mujer es peor que ejecutar a 30 hombres. Tener que hacerlo con una mujer es lo más duro, y más con una muchacha joven de carnes tan blancas como aquella", confesó al escritor Daniel Sueiro. El verdugo pasó la noche antes de la ejecución tomando coñac y a la hora de la verdad tuvieron que llevarle a rastras para que diese una vuelta y media a la manivela del garrote.

El comisario de la exposición sobre instrumentos de tortura y muerte en la Universidad Camilo José Cela, Francisco Pérez Abellán. / CARLOS ROSILLO

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana