Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia convocará un referéndum sobre el segundo rescate

La falta de detalles en el acuerdo de la UE tumba las Bolsas principales

La incertidumbre ha vuelto a los mercados por culpa de los flecos sueltos de los acuerdos pactados la semana pasada en Bruselas. La falta de directrices claras sobre cómo se incrementará el Fondo Europeo de Estabilidad, unida a la nueva recapitalización de la banca y las dudas sobre la quita del 50% a la deuda griega, hicieron que las principales Bolsas europeas cerraran en negativo.

Además, el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, sembró más dudas sobre el futuro inmediato al anunciar un referéndum para dentro de unas semanas. Los ciudadanos se pronunciarán entonces sobre el segundo rescate aprobado por Bruselas, que asciende a 130.000 millones de euros. Papandreu ha visto considerablemente mermada su popularidad debido a los continuos recortes y medidas de austeridad. El jefe del Ejecutivo griego aseguró que también someterá la gestión de Gobierno a una moción de confianza en el Parlamento. Según una encuesta publicada el pasado sábado, el 60% de los griegos considera negativo el nuevo rescate comprometido por la UE.

Japón vuelve a intervenir para frenar la escalada del yen

En el caso de los países periféricos, la desconfianza que genera Italia hizo que su prima de riesgo volviera a sufrir el acoso de los mercados. El sobreprecio que se paga por los bonos italianos a diez años frente a los alemanes aumentó ayer 20 puntos básicos hasta los 406. España tampoco se salvó del aumento de la presión. Después de que el Banco de España publicara que la economía del país se estancó en el tercer trimestre, la prima de riesgo subió hasta los 350 puntos básicos, frente a los 333 del cierre anterior. El Banco Central Europeo se vio obligado a aclarar que seguía comprando bonos españoles e italianos, tras el rumor de primera hora de que había paralizado el programa.

La caída del Ibex, del 2,92%, le llevó a perder los 9.000 puntos. Pero el selectivo consiguió un mes positivo, con un incremento del 4,7% en octubre. En el resto de las plazas europeas, la sesión también se saldó con pérdidas. Milán lideró las caídas, con un 3,8%. EE UU también sufrió. El Dow Jones bajó un 2,26%.

Japón intervino por cuarta vez en lo que va de año para frenar la escalada del yen. La operación se produjo después de que la moneda nipona marcara por quinta vez desde el 21 de octubre un nuevo máximo histórico. Tokio trasladó también su compromiso con la eurozona al presidente del Fondo Europeo de Estabilidad, que se encuentra de visita en Asia para conseguir compradores de deuda europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011