Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Información privilegiada | Empresas & sectores

Botín se rebela contra la crisis

El presidente del Santander convoca en Londres a 400 de los principales inversores del mundo para vender confianza ante la indefinición política y los ataques a la banca

Emilio Botín no puede esperar más. Con las nuevas amenazas de recesión, el euro en la incertidumbre, las Bolsas por los suelos, las continuas conminaciones a la banca y la falta de determinación política (española y europea), el presidente del Banco Santander ha decidido coger la crisis por los cuernos. Por ese motivo y con el objetivo de inyectar confianza y recuperar imagen, los próximos días 29 y 30 de septiembre ha convocado en Londres a más de 400 analistas e inversores. Estarán representantes de los principales bancos y fondos de inversión del mundo, esos dueños del universo que llevan la manija de los mercados y, en definitiva, pueden enderezar la situación. Botín y el vicepresidente y consejero delegado, Alfredo Saénz, que también intervendrá, tratarán de convencerles.

Los tiempos no invitan precisamente a hacer este tipo de actos, denominados en su argot financiero investor's day (día del inversor) y que se aprovechan para estrechar lazos y vender excelencias. Probablemente por esa razón, no se han prodigado durante los últimos años. De hecho, la entidad española, que es muy proclive a ellos, no realiza un evento similar desde hace cuatro años, cuando lo organizó en Madrid con unos 200 asistentes y las cosas solo empezaban a estar mal.

Botín, seguramente después de haber dado un repaso a El arte de la guerra de Sun Tzu -uno de sus libros de cabecera-, ha trazado una ofensiva que le permita dominar la situación. Los enemigos son los mercados, y estos suelen apreciar las ventajas que da ser transparente cuando hay dificultades. El Santander es lo que parece buscar. En todo caso, puede presumir de ser uno de los pocos bancos de los grandes del mundo que ha aguantado estos años sin ayudas públicas (el BBVA también) y, además, ha adquirido entidades como el Real (Brasil), Alliance & Leicester y Bradford & Bingley (Reino Unido) y Bank Zachodni (Polonia), así como 400 oficinas del Royal Bank of Scotland y el 75% del Sovereing (EE UU).

El secreto probablemente se ha basado en el hecho de tener muy repartida su presencia, de manera que las dificultades reales en los países desarrollados se han compensado por la actividad de los países emergentes. Una de las obsesiones de Botín, precisamente, es que no se vea al Santander como una entidad específicamente española y, por el contrario, que se califique como un grupo internacional. De hecho, la mayor cuota de su negocio actual está en Brasil, con el 25%. El Reino Unido (20%) también supera a España (15%) en el reparto.

Antes de viajar a Londres, este mismo lunes y prácticamente recién aterrizado en España de su periplo por tierras asiáticas, Botín se reunirá en la Ciudad Financiera del Santander en Boadilla (Madrid) con los principales directivos de la entidad para preparar el encuentro. El banquero llegará con las pilas cargadas de Singapur, tras asistir al gran premio de fórmula 1. Botín suele aprovechar el traslado a los grandes premios que se celebran en Asia para realizar una especie de road-show con clientes y potenciales clientes, entre los que se encuentran fondos soberanos asiáticos e inversores de la zona, así como multinacionales. El año pasado por estas mismas fechas se reunió con varios inversores y, además de buscar negocio para el banco, también hizo de embajador de España en busca de inversión para impulsar la economía española.

El Santander se ha preocupado en los últimos años por abonar sus relaciones con los países asiáticos y China, donde ha suscrito un acuerdo con China Construction Bank, segundo banco del mundo, para desarrollar una red de oficinas rurales en el territorio chino en la que el Santander tendrá el 30%. La toma de posiciones no pasa, al menos de momento, por entrar en el capital de ninguna entidad financiera en la región, donde en el pasado ya hizo algún escarceo que no prosperó.

Por ahora, el Santander juega la baza de su fuerte presencia en Latinoamérica y especialmente en Brasil, adonde se mira mucho desde Asia como fuente de materia prima y lugar para invertir. El pasado abril, durante la cumbre de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) en la isla de Haiman, Botín lo dejó bien claro: "Nosotros estamos donde ellos quieren entrar. El Santander es probablemente el único banco en el mundo que puede ofrecer a la vez un gran conocimiento de Latinoamérica y Europa. Somos el socio ideal para las grandes empresas de Asia". -

La rentabilidad de la fórmula 1

Emilio Botín se muestra cada vez más entusiasta con la fórmula 1, que descubrió gracias al patrocinio en el que se embarcó en 2007, del que le convencieron los estrategas del banco. Esta semana volvió a recorrer en bicicleta el circuito de Singapur con Fernando Alonso en la vuelta de inspección. Ahora el Santander patrocina cuatro premios (Italia, Reino Unido, Alemania y, desde el próximo año, España), además de tener presencia en otros dos (Europa y Brasil); es patrocinador oficial de la escudería Ferrari (con sus pilotos, Alonso y Felipe Massa) y de los pilotos de MacLaren Mercedes (Lewis Hamilton y Jason Button). La apuesta le ha salido bien. Según las cuentas del banco, los 50 millones que invierte; los rentabiliza con creces. -

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 2011

Más información