ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 20 de agosto de 2011
Reportaje:

El escarabajo pasa por el gimnasio

El nuevo Beetle, la segunda entrega moderna del mito de Volkswagen apuesta por la deportividad, con una línea musculosa y tacto de GTi al volante - Desde 21.120 euros

De flower power a power a secas. Uno de los carteles publicitarios del nuevo Beetle sintetiza con acierto el planteamiento que caracteriza a la segunda resurrección del mítico escarabajo: la potencia. Y es que la última entrega de este inconfundible modelo pasa de la nostalgia jipi que envolvió el lanzamiento de su antecesor -que contaba incluso con una flor interior- a una mentalidad más deportiva y con mayor carácter. Se aprecia ya en la línea, más musculosa y con aires de cupé, y también en la conducción, más dinámica y con sensaciones que remiten al Golf GTi.

Llegará a España en noviembre y, aparte de ser más coche que el actual, crece en tamaño para mejorar la habitabilidad. La evolución se completa con un equipamiento de serie superior y precios ligeramente inferiores: a partir de 21.120 euros.

El Beetle del siglo XXI mantiene su enfoque de coche de capricho y tiene al Mini de BMW como principal competidor. Sobresale por su imagen y calidad y, como el actual, aprovecha la base mecánica del Golf.

Ahora mide 4,27 metros de largo, 15 centímetros más, pero muestra una altura inferior que estiliza su figura y una anchura superior que otorga mayor empaque. Además, la carrocería pasa de las formas abombadas del New Beetle a una estampa más sólida y horizontal. Por dentro se aprecian asimismo profundos cambios de diseño y algunos guiños al modelo original de 1938, como la guantera en el salpicadero, que se suma a la convencional. Sin embargo, varios de los mandos (volante, navegador...) recuerdan con claridad a otros modelos de Volkswagen, un detalle que resta exclusividad, ya que empaña el aura de coche único que se espera de él.

El aumento de tamaño amplía el espacio y refuerza el sentido práctico, porque el nuevo modelo resulta más utilizable. Aunque sigue siendo un 2+2, con unos asientos traseros más desahogados pero todavía incómodos para los adultos: el respaldo es demasiado vertical y, a partir de 1,70 metros de alto, se da en el techo. El maletero sí mejora apreciablemente: 310 litros, 101 más.

En España se ofrecerán dos acabados: Design y Sport. El primero aporta suspensiones más cómodas y una presentación interior más vistosa, con el salpicadero y paneles de puertas a juego con el color de la carrocería. El otro añade una imagen más deportiva, reglajes más firmes y un habitáculo en el que predominan los tonos oscuros y los adornos metálicos. Al principio se lanzarán dos motores: 1.2 TSi de 105 CV con cambio manual de seis marchas (solo en Design y desde 21.120 euros) y 2.0 TSi de 200 CV con cambio automático DSG (solo en Sport y desde 28.310). En la primera mitad de 2012 aparecerán más mecánicas, que podrán combinarse con las dos terminaciones: 1.4 TSi de 160 CV y 2.0 TDi de 140 CV, ambos con cambio manual de serie y el DSG como opción. En la segunda mitad del año que viene llegará el 1.6 TDi de 105 CV (Design) y el 2.0 TSi con cambio manual (Sport).

Incluso con el motor más pequeño, el Beetle pisa con aplomo, gira plano y transmite deportividad, aunque es con los propulsores más potentes y el acabado Sport cuando aflora de verdad su nuevo planteamiento de GTi.

Una leyenda sobre ruedas

El escarabajo es uno de esos pocos coches que han logrado traspasar las fronteras del automóvil y acabar ocupando su lugar en la historia. Como el Mini, el Citroën 2CV y el Porsche 911. Aunque su concepción fue oscura, porque nació del encargo de Hitler, terminó motorizando Alemania y haciendo honor a su nombre original: Volkswagen, o "coche del pueblo". Después salió de su cuna y conquistó el mundo. Otro de sus momentos dorados llegó en las décadas de los años sesenta y setenta en EE UU, porque se convirtió en símbolo del movimiento jipi. Y el cine también contribuyó a su popularidad, al igual que la transgresora publicidad de esta época. El anuncio que muestra la fotografía, por ejemplo, presenta un escarabajo pinchado con el lema: "nadie es perfecto".

El primer modelo se vendió en 1938 y, aunque desde el principio se le conoció popularmente como escarabajo, VW no adoptó esta denominación hasta 1968. Hitler realizó tres peticiones básicas: cuatro plazas, bajo precio y 100 km/h de velocidad. Y su creador, Ferdinand Porsche, el famoso ingeniero austriaco que fundo la marca Porsche, consiguió los tres objetivos. Años más tarde, su hijo Ferry aprovechó los diseños de su padre del escarabajo -y su innovador motor bóxer trasero refrigerado por aire- para idear otro mito, el Porsche 911, que salió en 1964 y compartía ese mismo esquema mecánico.

El escarabajo se fabricó desde 1938 hasta 2003 en numerosos países, aunque la última unidad salió de la factoría mexicana de Puebla. En total se produjeron 21,5 millones. En 1972, de hecho, superó al histórico Ford T como modelo más fabricado, aunque en 2002 fue superado a su vez por otro grande, el Golf.

Empezó con un motor 1.0 de 22,5 CV. En los años cuarenta estrenó un 1.2 de 34 CV, en los sesenta un 1.5 de 45 y, en los setenta, un 1.6 de 50 CV que fue evolucionando hasta 2003, sobre todo para ir cumpliendo con las normativas de emisiones.

LA EVOLUCIÓN DEL DISEÑO: DEL ORIGINAL A LOS RENOVADOS

El escarabajo original, de 1938, ha mantenido el mismo diseño sin apenas cambios a lo largo de sus 65 años de vida. La modificación de la luneta posterior fue una de las evoluciones más llamativas. El primer modelo se lanzó con un cristal trasero dividido en dos partes, aunque a partir de 1953 se adoptó ya una ventanilla completa, similar a las actuales, que mejoraba la visibilidad.

El New Beetle, la reinterpretación moderna del escarabajo, se comercializó en 1998 y actualizó con acierto su diseño. Aunque sus formas, todavía más abombadas que en el original, reducían la habitabilidad y tanto sus plazas traseras como el maletero eran demasiado pequeños. Para algunos, además, resultaba excesivamente femenino. El Beetle, por su parte, vuelve a reinterpretar la inconfundible estética, pero ahora con trazos más rectos y sólidos. También crece en tamaño y solventa, en parte, la falta de espacio. Pero sobre todo ofrece una visión con más fuerza y carácter, y quizá con menos simpatía, del icono de VW.

Más grande que el actual, el Beetle 2011 presenta una línea casi de cupé y se ofrecerá con dos acabados: Design y Sport (en la fotografía).

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana