Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MARIETA FERNÁNDEZ CABRERA | Investigadora

"El metal atraviesa la placenta y afecta al desarrollo cognitivo"

Marieta Fernández Cabrera, de la Universidad de Granada, es coordinadora de la cohorte de Granada en el Proyecto INMA, Infancia y Medioambiente, que gestiona la mayor base de datos de España sobre madres e hijos desde el embarazo. El proyecto, iniciado en 2003, sigue a más de 3.700 parejas madre-hijo de Valencia, Asturias, Granada, Menorca, Ribera del Ebro, Guipúzcoa y Sabadell. Ha generado ya 120 publicaciones en revistas científicas. Uno de sus resultados más recientes confirma el vínculo entre niveles altos de metilmercurio en la dieta de las mujeres embarazadas a través de algunos tipos de pescado y peor desarrollo cognitivo en sus hijos.

Pregunta. ¿Por qué se puso en marcha este proyecto?

Respuesta. Nuestro objetivo es que los niños crezcan en un ambiente sano. Lo que hacemos es seguir desde las primeras etapas del embarazo la dieta, el ejercicio y otros muchos factores en las madres, y después también en sus hijos. Tenemos niños ya con nueve años, y estudiamos lo que comen, sus hábitos, el ejercicio físico, su rendimiento en el colegio... Somos muchos profesionales implicados, desde el personal sanitario a los profesores y psicopedagogos.

P. ¿Qué dicen sus resultados de la relación entre la dieta y la presencia de metales pesados en el organismo?

R. La relación está muy clara. Debatimos bastante entre nosotros sobre cómo dar a conocer los resultados porque sabíamos que habría alarma, pero nuestro objetivo es que los niños crezcan sanos y este es un vínculo muy directo. No tenemos duda de que si las mujeres embarazadas y los niños pequeños eliminan de su dieta el pescado graso y grande, como el pez espada, la tintorera y el atún rojo, el problema desaparece.

P. ¿Solo ese tipo de pescado?

R. Sí, es muy importante insistir en esto. Comer pescado es muy bueno, y además en este caso la recomendación se dirige solo a las embarazadas y los niños pequeños. El metilmercurio es un neurotóxico muy potente para el cerebro en desarrollo. Para los adultos, a las concentraciones que observamos, no es un problema, pero para los niños pequeños sí. Y durante el embarazo atraviesa la placenta.

P. Uno de sus resultados tiene que ver con la relación entre los metales pesados y el futuro desarrollo cognitivo de los niños.

R. Sí. Nuestros resultados indican que los hijos de madres con niveles más elevados de metilmercurio en su organismo tienen peor desarrollo cognitivo. Son solo desviaciones menores de la curva, pero puede significar que los niños necesiten más apoyo en el colegio, o que les cueste más mantener la atención y concentrarse. Y cuando cruzamos estos datos con la dieta comprobamos que efectivamente las madres comían mucho pescado graso y grande.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2011