Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Siglo y medio de máquinas de escribir, en la Cidade da Cultura

Realizar un recorrido por la historia de las máquinas de escribir es posible desde ayer en el Arquivo de Galicia de la Cidade da Cultura. La exposición Typewriter. La historia escrita a máquina está compuesta por 140 de estos instrumentos procedentes de la colección Sirvent. Esta familia viguesa consiguió reunir a lo largo de seis décadas un total de 3.500 máquinas con las que han formado una de las colecciones más importantes de Europa.

La muestra arranca con la emblemática Sholes&Gliden (1873), conocida como The Type Writer, que fue la primera máquina fabricada de forma industrial y que trabajaba únicamente con letras mayúsculas. Entre las curiosidades que pueden verse figuran la Thurey (1909), que se asemeja a un instrumento musical y de la que solo se conocen seis en todo el mundo, la Brooks (1887), que imprime de atrás hacia adelante, y una máquina Polygraph (1903) con teclado curvo.

Además de interesar a las personas que han trabajado habitualmente con estos instrumentos, la exposición permite ver la evolución del diseño industrial en las máquinas a lo largo de siglo y medio. También se presentan elementos relacionados con la máquina de escribir, como cajas de cintas de escritura y carteles publicitarios.

La muestra cuenta como comisarios con el crítico de arte y editor David Barro y con Alfredo Sirvent, uno de los cinco hermanos que han creado la colección. Además de las máquinas, durante el recorrido por la exposición pueden verse cuatro intervenciones realizadas por artistas contemporáneos que aluden en sus piezas a algún aspecto relacionado con estos instrumentos. Los gallegos Jorge Perianes y Misha Bies Golas junto a Ignacio Uriarte y José Lourenço fueron los elegidos para aportar una visión del arte sobre el mundo de la escritura a máquina.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de junio de 2011