Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El principal testigo del 'caso Piscinas' de Málaga confirma su declaración

El empresario Antonio López Belda, el principal testigo del llamado caso Piscinas de Málaga, sobre las supuestas irregularidades en la adjudicación de la piscina del distrito de Puerto de la Torre, se ratificó ayer ante la juez que instruye el caso de la denuncia que presentó el pasado noviembre ante la Fiscalía de Málaga. La causa, que ha sido declarada bajo secreto de sumario por la titular del Juzgado de Instrucción 14 de Málaga, ha salpicado al concejal de Urbanismo, Manuel Díaz, cuya fulgurante carrera política ha quedado interrumpida tras la decisión del PP de no llevarlo en las listas para las próximas elecciones municipales.

En su declaración ante la fiscalía, López Belda contó que fue el propio edil de Urbanismo, muy amigo de su familia, quien le animó a presentarse al concurso para la adjudicación de la piscina de Puerto de la Torre. Para ello Díaz Guirado le puso en contacto con el también empresario Enrique Vega. Este supuestamente actuó como conseguidor y medió para que López Belda, que no tenía recursos económicos para concurrir en solitario a la licitación de la piscina se aliara con Augusto Parody, dueño de la empresa Incomar Blue.

Tres meses después de conseguir la concesión de la instalación deportiva y después de numerosas quejas de usuarios por las deficiencias que presentaba la piscina, Belda y Parody rompieron su relación comercial. Entonces se supo que en realidad quien gestionaba el equipamiento público era el conseguidor Vega, directivo de una asociación vecinal próxima al PP, Central Ciudadana. De hecho, la Fundación Deportiva Municipal, propietaria de la piscina, enviaba a Vega sus comunicaciones para exigirle mejoras de limpieza y seguridad en las instalaciones pese a que este formalmente no tenía nada que ver con ellas.

Declara una hora

La declaración de López Belda ante la juez instructora se extendió durante una hora. A raíz de este caso se ha sabido que el edil Díaz Guirado compró un todoterreno al empresario Augusto Parody, pero no lo registró a su nombre hasta pasado un año. Además, parte de la cuadrilla de obreros que trabajaba en la piscina municipal se encargó de las obras de reforma de la vivienda particular del concejal popular. Tras la declaración de López Belda, fueron llamados los concejales socialistas Luis Navajas y María del Carmen Sánchez y un extrabajador de la piscina, que también se ratificaron en sus declaraciones anteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2011