Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en el Pacífico

El seísmo desplaza a Japón cuatro metros

Mapas de carreteras, catastros y cartas náuticas deberán ser modificados

El terremoto que sacudió Japón el viernes pasado ha sido tan violento que ha desplazado al país hacia el este, además de modificar el eje de la tierra.

Los datos facilitados por más de mil estaciones de GPS de la red japonesa Geonet -la mayor del mundo- muestran que la línea costera más cercana al epicentro, en el noreste del país, ha avanzado cuatro metros hacia el oriente (es decir, en dirección a Estados Unidos). En esa zona, señalan los expertos, Japón es más ancho que antes. En el resto del litoral, el desplazamiento ha sido mucho menor.

Como consecuencia inmediata, señalan los expertos, tanto los mapas de carreteras como los catastros deberán ser modificados. Lo mismo sucede con las cartas naúticas, ya que la profundidad de las aguas costeras ha cambiado.

Las autoridades japonesas han propuesto elevar la magnitud del terremoto de 8,9 a 9 grados, lo que convertiría al seísmo en el quinto mayor registrado en el mundo desde que existen instrumentos de medida.

Además, el temblor ha tenido consecuencias planetarias: el eje de la tierra se ha desplazado 6,5 pulgadas (16,7 centímetros) y aceleró el movimiento de rotación, acortando la duración del día en 1,8 millonésimas de segundo. No es algo inédito: el terremoto de Chile del año pasado, de una magnitud de 8,8, movió el eje unos 7,6 centímetros y acortó el día 1,26 millonésimas de segundo. Y el terremoto de Sumatra en 2004 lo hizo en 6,8 millonésimas de segundo.

El desplazamiento de Japón hacia el este se deriva del reajuste de dos placas tectónicas: la del Pacífico y la Norteamericana, donde se asienta Japón. El terremoto fue provocado por un violento movimiento de la placa del Pacífico, que se desplaza hacia el oeste unos nueve centímetros al año y está incrustada por debajo de la placa Norteamericana. La sacudida ocasionó la brusca elevación de la placa de Norteamérica y el movimiento de grandes masas oceánicas, que derivaron en el tsunami posterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011