Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una caja llena de ideas

Gráficas Vernetta, editora de un anuario que coordinó durante años Paco Bascuñán, repasa la creación valenciana en un nuevo formato

La mejor representación del diseño y del arte valencianos llega este año encerrado en una caja. Y más que una caja de lujo es un lujo de caja, por la variada creatividad que atesora y por la constelación de ideas en armonía que reúne. La empresa Gráficas Vernetta, que durante 15 años editó una agenda cultural que repasaba lo más granado de la creación valenciana, ha cambiado para el 2011 de formato. Y si la agenda, que coordinó desde el principio el diseñador Paco Bascuñán, fallecido en septiembre de 2009, y originó una exposición en el Institut Valencià d'Art Modern (IVAM), supuso un referente, un escaparate del arte valenciano, la caja pretende abrir otra etapa. "Paco cogió el proyecto conmigo desde el principio, desde la primera agenda, desde la primera portada", explica Chano Vernetta, "pero cuando murió me dije 'ha muerto Paco, ha muerto la agenda".

Y tras un año en blanco, llega ahora una iniciativa en la que han participado fotógrafos, arquitectos, poetas, músicos, escultores, pintores e ilustradores. Con seis diseñadores a la cabeza, la caja contiene cinco proyectos muy diferentes. Así, por ejemplo, Víctor Palau y Ana Gea se han aliado con el escritor, economista y divulgador científico Eduard Punset para producir una infografía titulada Universo de emociones, una especie de cartografía de los sentimientos bajo el prisma del conocimiento racional pero con una indudable faceta poética.

El diseñador Boke Bazán ha colaborado con el escultor Miquel Navarro para entregar un diario íntimo, una suerte de confesión mutua entre dos creadores con vínculos. En el volumen Confusiones afines, Navarro enseña bocetos desconocidos mientras que Bazán se atreve con la poesía en forma de aforismos y metáforas.

Juan Martínez se hace amigo de ilustradores valencianos en La voz de El Cabañal para inventarse las pintadas imposibles que reflejarían en un sueño las paredes del maltratado barrio marinero. Los encargados de los graffiti son Irene Esteve, Jordi Verdú, María Simó, Raúl Ferris, Ojofrito y Sesé.

El Premio Nacional de Diseño de 1995 Dani Nebot, por su parte, entrega sus trabajos privados, los que elabora en la intimidad de su domicilio. Y para reflejar esos tesoros ha colaborado con los comentarios de Juan Bautista Peiró, las fotos de Javier Gimeno y Remigio Miquel y la maquetación de Raquel Silvestre y María José Bono.

Por último, Pepe Gimeno coordina Movimientos de espera, que se disfruta con la vista, el oído y el olfato. Para ello se traducen a arte las partituras de David Alarcón, se plasman en un perfume las ideas de Symrise, y se adereza todo con los textos de Marga Torres.

El criterio que aglutina el proyecto es "la libertad", según Vernetta. Y el resultado es un objeto exclusivo ya que "por imagen, por prestigio y por costes" solo se editarán 1.000 cajas. "En Valencia hay cultura del diseño, Valencia es rica en Cultura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2011