Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Barómetro del clima social

No a los toros, pero sin prohibirlos

PERIDIS

No gustan los toros pero tampoco hay que prohibirlos. Esta es la opinión mayoritaria de los españoles sobre las corridas taurinas, según una encuesta de Metroscopia para EL PAÍS. El 60% de los españoles dice que no le gustan los toros pero, a pesar de ello, el 57% se declara en desacuerdo con la decisión adoptada por el Parlamento de Cataluña de prohibir las corridas de toros en esa comunidad autónoma a partir de 2012. Los que declaran ser aficionados a los toros representan el 37%. Sin embargo, los españoles que no son taurinos son tolerantes con estas fiestas populares. Estos manifiestan mayoritariamente una actitud abierta respecto a las corridas de toros: el 52% es partidario de que sigan existiendo.

Tras la histórica votación del pasado día 28 en el Parlamento catalán, que se saldó con 68 votos a favor, 55 en contra y nueve abstenciones, no faltaron las voces, especialmente entre los aficionados taurinos, que tacharon la decisión de acto liberticida teñido más de razones políticas que humanitarias.

La mayoría de los ciudadanos ve razones políticas en la prohibición aprobada por el Parlamento catalán. En esta línea, se aprecia además una diferencia de opiniones según el partido con el que simpatice cada votante. El 58% de los encuestados cree que la decisión del Parlamento catalán no responde solo al rechazo del maltrato de animales, sino que implica también el repudio a un festejo tradicionalmente presentado como "fiesta nacional" española.

Los más convencidos con este argumento son los aficionados a la lidia (83%), pero también los votantes del PP (78%). Su líder, Mariano Rajoy, ha convertido esta guerra de los toros en debate político nacional, al anunciar que llevará este tema al Congreso de los Diputados. Las opiniones de los votantes del PP y del PSOE que refleja la encuesta de Metroscopia pueden dar una idea de las posiciones que puede haber en debate en la Cámara baja. Los votantes del PP son los que más se oponen a la decisión del Parlamento catalán, el 74%. Y los socialistas aparecen claramente divididos en este tema, el 49% está en desacuerdo con tal prohibición frente al 37%, a favor.

Escepticismo sobre el Estatuto

Los ciudadanos no acaban de creerse que exista una solución clara sobre otro de los temas candentes del mes, la sentencia de Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. El 54% considera que Zapatero no va a lograr arreglar el conflicto abierto por la decisión judicial, como ha manifestado que pretende, respetándola y logrando a la vez satisfacer las peticiones del presidente de la Generalitat, José Montilla. El electorado socialista también aparece dividido: el 44% cree que es posible que Zapatero logre una solución, mientras que el 47% no lo ve posible. El escepticismo reina (con un 69%) entre los votantes del PP.

Y la opinión de los españoles sobre uno de los aspectos más polémicos del Estatuto, la definición de Cataluña como nación, es clara. El 52% no lo aprueba y solo el 16% sí lo hace. Al 30% le da completamente igual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de agosto de 2010

Más información