Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La remodelación del eje Prado-Recoletos vuelve a enfrentar a los políticos

La remodelación del eje Prado-Recoletos vuelve a ser de nuevo motivo de disputa (de momento menor) coincidiendo con el periodo abierto de alegaciones al Plan Especial que termina la semana próxima. A las opiniones encontradas del Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad ayer se unió la del portavoz socialista en el Ayuntamiento, David Lucas, que pidió que se recupere el "consenso y la cordura" para acometer la reforma.

El grupo socialista ha presentado varias alegaciones con el fin de evitar lo que considera "un achicamiento" o reducción del proyecto concebido inicialmente. Lucas se quejó de que la nueva intervención urbanística deja al margen actuaciones "muy importantes para recuperar uno de los focos culturales más importantes del mundo, desde Colón hasta Atocha", que concentra el Museo del Prado, el Thyssen, el Reina Sofía o el Jardín Botánico. A pie de obra criticó "la degradación y las malas condiciones" del pavimento, monumentos y jardines de los paseos del Prado y Recoletos. El PSM quiere incluir en el Plan Especial la remodelación de la glorieta de Atocha y sus accesos, la ampliación del nuevo intercambiador y mejorar el entorno del Reina Sofía. En cuanto a la circulación, apostó por coordinar el tráfico de la zona con los barrios colindantes y desarrollar una conexión peatonal con el parque del Retiro.

El problema es cómo resolver la alta densidad circulatoria de esa zona. Mientras que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, ha reiterado que no tiene la intención de introducir túneles en el proyecto, la Comunidad vuelve a apostar por horadar el suelo, como propone también el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid que propugna uno o dos subterráneos entre Atocha y Cibeles.

Lucas, que aguantó las preguntas sobre la polémica en el PSM por las candidaturas electorales, aprovechó para meter el dedo en el ojo ajeno. "Los enfrentamientos, luchas fratricidas y guerras políticas entre Gallardón y Aguirre ha provocado que se hayan perdido cuatro magníficos años para iniciar la reforma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 2010