Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere otro niño por el ataque del perro pitbull de su familia

Un niño de cuatro años falleció ayer por la tarde tras el ataque de un perro de raza pitbull, en La Gallega, un popular barrio residencial de Santa Cruz de Tenerife. Según el primer testimonio de la Policía Local, el pequeño y su madre estaban jugando en casa, cuando el perro se lanzó directamente al cuello del niño, causándole heridas profundas de carácter grave. Los efectivos sanitarios que llegaron al domicilio familiar trasladaron urgentemente al niño al Hospital Universitario de La Candelaria, donde perdió la vida momentos después de su ingreso.

El ataque se produjo en el interior del domicilio familiar y el perro era la mascota de la casa. El animal ha sido enviado de forma cautelar al albergue comarcal de Valle Colino, una residencia para animales domésticos, hasta que concluya la instrucción.

La semana pasada, una niña de seis años recibió más de 50 puntos de sutura en la cabeza, después de sufrir el ataque de un perro, en Alicante. El pasado mes de mayo, en Pontevedra, un bebé de 23 meses también murió por el ataque de un perro peligroso de esta misma raza y la Guardia Civil imputó a su padre un delito de homicidio imprudente por no tomar las medidas de seguridad que corresponden a un perro de raza potencialmente peligrosa.

Un real decreto de marzo de 2002 regula el manejo y adiestramiento de animales y establece un catálogo de perros potencialmente peligrosos. El listado incluye a los perros de las razas pitbull, staffordshire bull terrier, american staffordshire terrier, rotweiler, dogo argentino, fila brasileiro, tosa inu, akita inu y sus cruces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2010