ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 9 de febrero de 2010
Arranca un duro periodo de sesiones

Zapatero se escuda en "el ataque de los especuladores" contra el euro

La ejecutiva pide al presidente "firmeza y determinación" para las reformas

"Hay un ataque de los especuladores contra el euro, contra una mayor regulación del sistema financiero y de los mercados". Esta tesis fue defendida ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante la ejecutiva del PSOE durante una intervención "fuerte, animosa y muy articulada", según señalaron miembros de la ejecutiva. La misma línea de autodefensa y de inculpación exterior contra los "especuladores" la siguió el vicesecretario general, José Blanco, y la secretaria de Organización, Leire Pajín. Ésta es la primera cita interna de Zapatero ante su partido, tras una semana de incertidumbre y desánimo. Zapatero continuará hoy en su afán de insuflar moral en una reunión en el Congreso con sus diputados, senadores y eurodiputados.

El PSOE cree que Zapatero debería tener un "parapeto" ante las críticas

El partido pide información para poder defender al Gobierno

Nadie rebatió al presidente su explicación de que "el ataque al euro" pueda ser una realidad y explique en parte el batacazo de la Bolsa y las críticas de economistas y analistas financieros. Ahora bien, también hay aspectos que el Gobierno y el partido tienen que mejorar porque son de su responsabilidad. "Si hemos creado confusión, tomamos nota para que no vuelva a ocurrir", señaló Leire Pajín.

Dentro de la reunión, miembros de la ejecutiva pidieron al presidente "firmeza y determinación" para defender las reformas que haya decidido realizar y no "amagar y no dar". Es decir, todo lo contrario a lo que ha ocurrido con el anuncio de la subida de la edad laboral de 65 a 67 años y también con el aumento, luego rectificado, del tiempo para el cómputo de las pensiones de 15 a 25 años. De esto último, parece que ya no queda nada, en tanto que sí está abierto el debate sobre la prolongación de la edad laboral aunque con "flexibilidad" y con carácter voluntario.

No se cuestionó el fondo de las propuestas, después de que el presidente les diera garantías de que nunca se perjudicará a los más débiles. Ahora bien, la reforma de las pensiones se abordará "por responsabilidad" para garantizarlas a generaciones futuras, dijo el presidente.

Pero en el ambiente pesaba la última semana, en la que el PSOE vivió sus peores días en casi seis años de Gobierno, debido a las rectificaciones y la "descoordinación", según miembros de la ejecutiva. Y vino la segunda petición a Zapatero de algunos responsables socialistas: el partido tiene que tener información de lo que hace el Gobierno y de por qué lo hace para ser un "instrumento útil" en la explicación y en la defensa de sus políticas.

Hubo una tercera reflexión de la ejecutiva a Zapatero. El presidente del Gobierno necesita tener "un equipo que le haga de parapeto para que todos los golpes no recaigan en él exclusivamente, una vez que se ha demostrado que el PP va a por él personalmente". La percepción de que Zapatero no tiene quién le cubra la espalda fue expuesta por varios miembros de la ejecutiva, entre ellos, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Éste no se desdijo de su tesis de que el Gobierno necesita "un impulso" pero lamentó que sus declaraciones se hayan interpretado en clave de conflicto interno. Barreda debió quedar muy reconfortado porque Zapatero dijo ante la ejecutiva, que nunca había dudado "de la lealtad y buena fe" del presidente de Castilla-La Mancha.

Blanco aseguró que existe "una campaña de demonización contra Zapatero". Y le dieron la razón en la ejecutiva. "Es algo muy viejo atacar directamente al líder para menoscabar su imagen", dijeron dentro de la reunión.

No hubo mención expresa al comisario Europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, que la pasada semana estableció algunas semejanzas entre Grecia, al borde de la quiebra, y España. Pero sí implícitamente, según interpretan miembros de la ejecutiva. Algunos consideraron "chocante" que ante "el ataque al euro" no haya reacciones "desde las propias autoridades europeas".

Lo cierto es que la intervención "muy elaborada" de Zapatero sobre las perspectivas de acuerdo con los agentes sociales tranquilizó. Entre tanto, el partido tiene el mensaje de que debe poner en duda las predicciones de los analistas financieros y de la prensa económica cuando se refieren a España. El vicesecretario general, José Blanco, marcó la pauta: "Hay maniobras turbias y resistencias claras por parte de los especuladores internacionales que no aceptan la regulación de los mercados, incluida alguna prensa anglosajona", dijo en la SER.

Ahora bien, junto al enemigo exterior, numerosos miembros de la ejecutiva atribuyeron al PP parte de la responsabilidad de la mala imagen de España.

Críticas exteriores

- 'L'Echo' (Bélgica). "Paro récord, mercados desorientados, revés de Obama: Madrid, como si de un viejo navío reventado se tratara, hace agua".

- 'La Libre Belgique' (Bélgica). "Revés diplomático, crisis económica: el presidente sigue encajando".

- 'll Foglio' (Italia). "Un desastre increíble causado por Salgado".

- 'Financial Times' (Reino Unido). "Se desmorona el apoyo público a Zapatero".

- 'Mercurio' (Chile). "España es una de las principales amenazas para la estabilidad económica de la Zona Euro".

José Luis Rodríguez Zapatero, en el Palacio de la Moncloa. / ÁLVARO GARCÍA

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana