Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia impone una multa récord a Continental Automotive

700.000 euros de sanción por abuso de posición

El Tribunal Vasco de Defensa de la Competencia ha impuesto una multa récord en Euskadi de 700.000 euros a Continental Automotive Spain, una multinacional del sector del automóvil con sede en Madrid, al considerar que cometió un abuso de posición dominante en el mercado de la formación profesional relacionada con los tácografos analógicos que la firma fabrica para vehículos.

La denuncia fue presentada por la vizcaína Talleres Electromecánicos Scalextric, que tuvo que dejar de operar en el segmento de la instalación y mantenimiento de dichos aparatos porque Continental le denegó el acceso a los cursos de formación. Se trata de la sanción más importante impuesta hasta ahora por el tribunal vasco presidido por Javier Berasategi.

La multinacional sacó del mercado de los tacógrafos a una firma vizcaína

Continental Automotive heredó el proceso iniciado el 5 de octubre de 2007 contra Siemens VDO-Automotive, adquirida por la compañía en 2008. La empresa cuenta con una clara posición dominante en el mercado de tacógrafos -el instrumento que registra todas las inicdencias en el recorrido de un vehículo- en Vizcaya. El 90% de las intervenciones en talleres autorizados se debe a productos de esta marca.

El Servicio Vasco de Defensa de la Competencia, órgano encargado de la investigación e instrucción del expediente, analizó el contenido de la denuncia y estimó que Continental infringió el articulo 2 de la Ley de Competencia. Al denegarle "sin justificación objetica alguna", según el tribunal, el acceso de los cursos de formación a los trabajadores de Scalextric, la compañía denunciante perdió la autorización administrativa necesaria para seguir ofreciendo un servicio que prestaba desde 1985. El fallo considera que Continental abusó de su posición dominante en el mercado, "una posición que ha obtenido gracias a la normativa vigente y que debe gestionar con especial responsabilidad".

"En estas circunstancias, negar a una empresa el acceso a una formación que resulta imprescindible para acceder o permanecer en un mercado, constituye un acto abusivo contrario a derecho", explicó el tribunal en un comunicado.

Continental no quiso ayer comentar la noticia. Tiene hora un plazo de dos meses para recurrir ante el Superior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 2010