Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estreno de la presidencia española de la UE

Zapatero matiza a Moratinos sobre la política hacia Cuba

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió ayer, ante el presidente permanente de la Unión Europea, Herman van Rompuy, y al de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, que se mantenga un "diálogo exigente" con Cuba y que en este momento la política hacia la isla "no es una prioridad" europea.

La posición de Zapatero, hecha pública ayer, en la inauguración de la presidencia europea de turno, matizó la actitud que mantuvo el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el pasado 19 de octubre en su visita a Cuba. Moratinos se comprometió ante las autoridades cubanas a promover un cambio de la política de la UE hacia la isla. "España desearía elevar la relación entre Cuba y la Unión Europea bajo responsabilidad española", dijo el titular español de Exteriores tras entrevistarse con el presidente cubano, Raúl Castro.

La política de la UE hacia Cuba se rige por la llamada Posición Común Europea, aprobada en 1996 a iniciativa de José María Aznar, que vincula la relación con La Habana al respeto a los derechos humanos. Aunque España logró en 2008 que se eliminaran las sanciones impuestas a Cuba en 2003, tras el encarcelamiento de 75 disidentes, Cuba exige que se derogue.

El propósito español era promover un acuerdo de cooperación entre la UE y Cuba o, en su defecto, incluirla en el acuerdo suscrito con los países del Caribe. La Posición Común sólo puede cambiarse por unanimidad y hay países que rechazan suprimirla mientras no haya avances democráticos en Cuba.

Acuerdo bilateral

Pese a la prohibición de Cuba al eurodiputado Luis Yáñez (PSOE) para visitar la isla en las fiestas navideñas, Miguel Ángel Moratinos ha manifestado que no afectará a la voluntad española de convencer al resto de los socios europeos de que sustituyan la Posición Común por un acuerdo negociado bilateralmente con las autoridades cubanas, que incluya una cláusula democrática.

El presidente permanente de la UE, Van Rompuy, evitó ayer pronunciarse sobre la conveniencia de que la UE flexibilice su postura hacia Cuba. Se limitó a señalar que en los pocos días que lleva de Presidencia "no ha tenido tiempo de pensar en Cuba".

Zapatero precisó que en la reunión con Van Rompuy y Durão Barroso no hablaron de Cuba. "Teniendo la UE retos como el cambio climático o las cumbres con Rusia y Estados Unidos, tenemos que dedicarle el tiempo que se merece a Cuba", si bien recordó que "la política europea hacia la isla siempre ha estado influida por España".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 2010