Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ESPERANZA OÑA | Portavoz del PP en el Parlamento

"Quiero sentirme mucho más útil"

Dijo tras las elecciones europeas que el PP tiene un problema en Sevilla, Huelva y Jaén, donde la distancia con el PSOE (20 puntos en las dos primeras) es mucha, y se montó un gran revuelo. Esperanza Oña (Sevilla, 1957) es alcaldesa de Fuengirola desde hace 18 años, y portavoz en el Parlamento desde hace cinco. Cree que su partido está a punto de conseguir el Gobierno de Andalucía y debe arreglar lo que falla. Se ofrece a combatir, arriesgar e innovar y repudia a quienes se acomodan. "Quiero sentirme mucho más útil", proclama. Desde luego, tiene las ideas muy claras

Pregunta. ¿Por qué ha causado enfado su análisis?

Respuesta. Desconozco si ha habido enfado, pero es incomprensible para mí. La mayoría del partido está de acuerdo conmigo porque lo que queremos es ganar y, por tanto, hay que acortar distancias.

"Quiero ganar, tal vez a los que están más callados les da igual perder"

"Nunca sería capaz de un doble juego, si quisiera algo, lo diría a las claras"

"Sería un auténtico desperdicio no aprovechar a Javier Arenas"

"Donde hay un pensamiento único y monocolor es en la izquierda"

P. El secretario general, Antonio Sanz, le desmintió y señaló que se estaba haciendo muy bien en las tres provincias.

R. Las matemáticas son evidentes y, además, una ciencia exacta. Mientras se mejora en otros sitios, y donde hay grandes distancias, no se consigue superar, es evidente que el PP lo tiene más difícil. Llevo en este partido 20 años, quiero que ganemos las elecciones, y estamos muy a punto de conseguirlo.

P. ¿Qué hay que hacer?

R. Eso no me corresponde a mí, porque yo no tengo ningún cargo orgánico dentro del partido, pero, por supuesto, sí quiero colaborar, y quiero, incluso, sentirme mucho más útil de lo que me siento. Aportar más. Lo digo desde la posición más constructiva. Tenemos que utilizar a los alcaldes como candidatos permanentes porque donde gobierna el PP, se queda mucho tiempo. Cuando la gente nos conoce, nos apoya. Utilizar al alcalde como un agente electoral permanente daría una gran riqueza. También hay que acercar nuestros mensajes. A veces, los políticos y los periodistas nos metemos en debates que no son del interés de las personas.

P. ¿Y en qué cree que puede ser útil?

R. Pues no lo sé, ahora creo que se van a formar equipos, que vamos a trabajar con criterios claramente electorales de cara a las municipales y, hombre, yo ahí tengo una gran experiencia, igual que otros muchos alcaldes. Siempre he estado donde estoy, estoy plenamente convencida de lo que hago, y lo hago porque quiero. Lo que quiero es sumar. En consecuencia, todo lo que pudiera hacer, espero que lo sepa aportar, es decir, que cuenten conmigo en todo lo que sea posible.

P. Sus adversarios (de fuera del PP) opinan que intenta liderar un movimiento crítico.

R. Si es desde fuera es porque no me conocen. En mi vida sería capaz de hacer algo así. No me he caracterizado nunca por tener un doble juego, no sería capaz, me daría vergüenza conmigo misma, no lo haría. Si quisiera algo, lo haría a las claras. No pretendo ninguna otra cosa que ayudar a ganar las elecciones.

P. ¿Cree que tiene el papel que merece como portavoz o se siente algo desplazada?

R. En el Parlamento se dan unas circunstancias que no se escapan a nadie: antes no estaba Javier Arenas, ahora sí; también el secretario general, y la portavoz. Existen tres figuras cuando en otros parlamentos se reducen a dos. Pero no era eso a lo que yo me referiría. Insisto: lo que quiero trasmitir es que si puedo ser útil en cualquier cosa, estoy dispuesta.

P. ¿Por qué los proyectos locales del PP tienen éxito y el autonómico no?

R. La autonomía es la suma no sólo de las poblaciones más grandes sino también de las más pequeñas, las más agrícolas. Ahí tenemos más dificultad, ahí no se vota a favor del PSOE, si no en contra de lo que pueda venir. El PSOE se ha preocupado durante mucho tiempo de trasladar el mensaje de que sólo con ellos están seguros. Y eso es lo que nosotros tenemos que desmantelar, tal vez no sea sencillo, pero no es imposible.

P. ¿Agrícolas?

R. Más del interior, menos cosmopolitas, con menos diversidad. Ahí el PSOE ha depositado su mayor esfuerzo y, donde el PP tiene que hacer la mayor inversión en mensaje y cercanía.

P. ¿Cuando dice que los alcaldes deben tener un mayor papel, se puede interpretar como que hay que repartir el protagonismo de los liderazgos?

R. En eso lo que estoy es entonando un mea culpa por los alcaldes. Creo que Javier Arenas está haciendo un trabajo muy bueno yendo a todos los rincones, y los alcaldes no sólo tienen que ocuparse de la gestión diaria, sino de recordarle a los ciudadanos que esa gestión es gracias al PP. No se trata sólo de ser alcalde, sino de ser alcalde del PP que hace una buena gestión. Tienen que sumar al proyecto de Javier Arenas y el autonómico.

P. En los congresos, a veces da la sensación de que hay un exceso de enaltecimiento de la figura de Arenas. ¿Es bueno jugárselo todo a una sola persona?

R. ¿Y si no hay una candidatura alternativa? Esto no lo preguntan mucho. El PSOE hace exactamente lo mismo, es común a todos los partidos, cuando hay unanimidad, la hay. En segundo lugar, si no hay unanimidad, que alguien presente su candidatura. Presentarse es libre, si nadie se presenta...

P. ¿Tiene la sensación de ser la Pepito Grillo del partido?

R. He hecho un análisis constructivo: quiero ganar las elecciones. Tal vez a los que están más callados les da igual perderlas. Quiero que mi partido gobierne, y estoy en eso empeñando mi vida, no considero que esté haciendo ninguna crítica ni que sea Pepito Grillo, más bien lo perjudicial será no querer cambiar las cosas que fallan.

P. Pepito Grillo no es un personaje negativo.

R. No, es la conciencia. Pero yo no soy la conciencia de nadie, me basta con ser la mía. Lo que quiero que se entienda es que es una aportación en positivo, para ganar. Es tan obvio, que no comprendo que la gente se enfade. Ahora estamos a ocho puntos y como la tendencia de subida va seguir, en las elecciones de 2012 es muy probable que estemos igualados o por encima.

P. ¿El que no se llegue al empate técnico que decían las encuestas puede dar lugar al desánimo en la militancia?

R. Es el PSOE el que tiene que tener problemas con el desánimo porque los votantes no pueden dar siempre un cheque en blanco. Algunas vez se van a cansar de apoyar a un partido que no es la mejor opción.

P. Una encuesta de EL PAÍS en febrero decía que el 43% de los votantes del PP pensaban que había que relevar a Arenas del cartel de las autonómicas.

R. Muchas veces en las encuestas salen las cosas que queremos que salgan. Mi opinión es que Javier Arenas es un líder absolutamente incuestionable. Sería un auténtico desperdicio no aprovechar a Javier Arenas como presidente de la Junta.

P. Alguna vez ha dicho que el PSOE presenta al PP como un partido conservador y no lo es.

R. Yo no he dicho esa palabra. El partido más conservador que hay en Andalucía es el PSOE, que no está interesado en hacer ningún cambio de ninguna clase. En Andalucía los conservadores son los socialistas y nosotros, los reformistas. Me molesta enormemente el vocabulario sesgado del PSOE de llamarse los progresistas, progresistas somos todos, yo quiero el progreso para Andalucía. Hay que erradicar esto.

P. Bueno, pues de derecha.

R. El PP no es de derecha, es de centro-derecha. Aglutinamos al electorado de centro y también de la derecha, de la misma manera que el PSOE aglutina al de la izquierda y la izquierda más extrema. Si hay uniformidad, más bien la veo en la izquierda, no en el PP, donde hay ateos y creyentes, agnósticos, partidarios del aborto y que no lo son. Donde hay pensamiento único y monocolor es en la izquierda.

P. Le he leído que hay diputados en su partido acostumbrados a estar en la oposición.

R. Lo que dije, y lo mantengo (pasa en todos los partidos) es que hay personas que son más conformista que otras. Yo no he sido conformista en mi vida con nada. Me gusta siempre combatir, entre comillas. El combate político, me gusta arriesgar, que sorprendamos, que podamos conseguir que una persona reflexione sobre nosotros si no lo había hecho nunca. Innovar me parece mucho mejor que permanecer de acuerdo con una situación que hoy no nos está dando el éxito electoral. Hay gente que se acomoda a la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 2009