Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La London School of Economics abre en Majadahonda su primera sucursal

Madrid acoge la única incursión internacional de la prestigiosa escuela británica

Ya no hará falta irse a Londres para estudiar en una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo. A partir de enero de 2011, la London School of Economics and Political Science (LSE), de la que han salido 14 premios Nobel, tendrá su sede en Majadahonda (66.585 habitantes). Es la primera vez en su siglo de historia que esta academia de culto, a la que aspiran entrar las mentes más brillantes, sale del Reino Unido para instalarse en otro país. Una exultante presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, junto al director de la LSE, Howard Davis, puso ayer la primera piedra del edificio, que se llamará Centro Internacional de Estudios Económicos y Sociales (CIEES). Será un centro privado, subvencionado por Caja Madrid y la Fundación Mapfre.

El Ayuntamiento ha cedido gratis el terreno donde se construirá la escuela

"Esperemos que esto ayude a olvidar el pequeño problema que tuvimos con la Armada española en 1580", bromeó ayer en su discurso Davis. Tanto Davis como Aguirre hicieron hincapié en la importancia de esta nueva escuela bilingüe, que servirá de puente entre el Reino Unido y el mundo de habla hispana. Juntos echaron las primeras paladas de tierra sobre un terreno de 17.000 metros cuadrados todavía baldío, al lado de la estación de cercanías de Renfe, junto al Monte del Pilar.

Pero entrar en el CIEES va a estar muy reñido. La institución prevé crear solamente 300 plazas para los posgrados en Economía, Administración Pública y Ciencias Sociales que impartirá, y ninguno de ellos tendrá más de 25 alumnos. Además, como pasa en la LSE, no será barato. En la actualidad, un master de un año en la institución británica ronda los 9.000 euros y el doble si es de dos. "Nuestro objetivo es que los precios sean parecidos", explicó el director del CIEES, José Antonio Moral Santín, catedrático de Economía en la Universidad Complutense. Y también esperan tener el mismo sistema de becas (cerca de la mitad de los alumnos de la LSE tiene ayudas). El objetivo de la dirección del CIEES es que sólo un 30% pague todo el master, otro 30% pague una parte reducida y otro 30% estudie gratis. Pero para eso hace falta que la escuela funcione bien y que las instituciones privadas la subvencionen. Aguirre también se ofreció ayer a poner dinero en el CIEES, que definió como "uno de los mejores proyectos educativos" que ha "puesto en marcha".

Por ahora el centro ya tiene el apoyo del Ayuntamiento de Majadahonda, que le ha cedido el terreno completamente gratis. "Ésa era una de las condiciones", explicó ayer Moral Santín. E indicó que también habían recibido ofertas de los ayuntamientos de Alcobendas y Móstoles.

Se espera que la institución atraiga a estudiantes de todo el mundo. La educación bilingüe en español e inglés será un reclamo para alumnos latinoamericanos, pero también para estudiantes orientales. "Hay un creciente interés en la formación de posgrado en español", explicó Moral Santín. A la LSE acuden muchos estudiantes de China y la India, para los que el CIEES supondrá "un puente fantástico a Latinoamérica", según él. Además, la LSE no quiere superar los 8.000 alumnos que ya tiene, según el director del CIEES.

Además de los posgrados, el centro de educación contará con un área dedicada a la investigación aplicada, con profesores de las mejores universidades que acudirán al centro para cada programa específico, y un área de consultoría y asesoría. "Será una oferta especializada para cada empresa y exclusiva", según desgranó Moral Santín. Aunque quiso desmarcarse de las escuelas de negocios, como ESADE o IESE. "No formaremos a ejecutivos", dijo.

La idea de crear la LSE en España viene de lejos. El germen del proyecto se remonta a finales de los años noventa, cuando Moral Santín impartió clases como invitado en la institución londinense. Entonces, el director de la LSE, Anthony Giddens (padre de la tercera vía seguida por Tony Blair), expresó su interés por abrir la escuela al mundo. "Él pensaba en Milán, pero el italiano sólo se habla en Italia", recuerda que le dijo Moral Santín. Y le propuso Madrid. Narcís Serra (ex vicepresidente del Gobierno con Felipe González, presidente de Caixa Catalunya y ex estudiante de la LSE) apostó por Barcelona. Finalmente, ganó la capital. En 2005 tomó forma el proyecto, y ayer se puso la primera piedra.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 2009