Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Carreras & capital humano

El desempleo que viene

La construcción y algunas ramas de servicios, caladeros del paro de 2009

El 20,5%. Ésa será la tasa de paro en España a finales de 2010 si las previsiones de la Unión Europea se cumplen. En la actualidad, el desempleo afecta al 17,4% de la población activa. Cuatro millones de personas en paro que podrían llegar a ser cinco según los cálculos de diferentes servicios de estudios. De ser certeros estos malos augurios, ¿de qué sectores saldrán los nuevos parados? ¿Qué actividades aún corren peligro de engrosar las colas del paro y cuáles empiezan a tocar fondo? En opinión de los expertos, la construcción todavía expulsará algunos trabajadores más. Al sector servicios, con el consumo a la baja y el turismo tocado por la crisis, también le esperan horas bajas.

Los expertos dicen que el ladrillo no volverá nunca a crear tanto empleo

Datos menos malos. Así resumen las cifras de desempleo del pasado mes de abril la mayoría de los centros de estudios. Nadie se atreve a pronosticar la vuelta de la tortilla, pero se habla de un deterioro más moderado. "Los datos de abril, sin ser totalmente satisfactorios, han representado un cierto freno en el ritmo de deterioro del mercado laboral", explica el servicio de estudios del BBVA en su último informe.

Sin embargo, al paro aún le queda recorrido. "Es probable que en los próximos meses el empleo se estabilice. Pero después de agosto, un mes en el que se acaba con muchos contratos, por ejemplo, en el sector industrial, volverá una época de menos empleo", avanza José Antonio Herce, socio-director de economía de AFI. Según sus cálculos, a la construcción aún le esperan vacas flacas. En abril, las afiliaciones a la Seguridad Social en este sector eran un 26% menores que un año antes. Los responsables de Trabajo del Gobierno señalaron, tras conocer el dato, que la moderación de las malas cifras dejaba entrever el final del ajuste en el sector de la construcción. Sin embargo, varios expertos señalan que el ladrillo dejará todavía a muchos en la calle. "Aún le queda un ajuste complicado. No se ha comenzado prácticamente obra nueva y las que se iniciaron hace cerca de año y medio están a punto de ser finalizadas", recuerda Herce. Hace dos años se pedían cada mes hasta 100.000 visados para obra nueva. Ahora, entre 10.000 y 15.000. "Las inversiones para obras municipales dentro del llamado Plan E de Zapatero han mantenido un poco el empleo en el sector. Pero cuando termine, si la empresa privada no toma el relevo de las contrataciones, habrá otro repunte de paro", adelanta José Ignacio García, profesor de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).

"En la actualidad, un 6,4% de la población en edad de trabajar está empleada en la construcción. A pesar de la intensa destrucción de empleo, aún sobrarían entre 400.000 y 700.000 puestos para llegar a los estándares europeos, en los que el sector emplea entre el 4% y 5% de la población de 16 a 64 años", calcula Florentino Felgueroso, miembro de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Todos coinciden en que, aunque la recuperación llegue, el ladrillo no volverá a absorber lo que absorbía. "Era un sector sobredimensionado", afirma Felgueroso.

Con la llegada de los malos tiempos a la economía, las familias se han apretado el cinturón. El consumo de los hogares ha caído un 4,1%, según datos del INE. El ahorro está en uno de sus niveles más altos de los últimos 10 años. Todo esto tiene efecto en el empleo, en especial en el del sector servicios. La ocupación en actividades auxiliares a servicios financieros y seguros cayó entre abril de 2008 y de 2009 un 26%. Hay un 5,1% menos ocupados en la venta minorista, un 13% menos en publicidad o estudios de mercado. Un 15% menos que trabajen en inmobiliarias. "Y las previsiones nos hacen pensar que el turismo este año no será un revulsivo para el sector", subraya Francisco Aranda, presidente de Agett, patronal de las empresas de trabajo temporal. La recesión en el Reino Unido, Francia y Alemania afectará a la llegada de turistas en 2009, y la demanda interna, con cuatro millones de personas en paro, tampoco hace esperar una temporada fácil.

Aún así, Agett calcula que en el sector servicios sí se creará empleo muy pronto, especialmente en ciertas ramas vinculadas a servicios personales, para empresas, comercio o alimentación. "Sin embargo, el saldo neto de creación de empleo seguirá siendo negativo, al menos hasta 2011, ya que estas ramas crean un 1% de empleo al trimestre, y eso no compensa, de momento, la pérdida en otras ramas", repasa.

Así que los servicios, tradicional cuna de empleo de este país, tampoco han tocado fondo en cuanto a desempleo se refiere. Sin embargo, aquí los expertos sí esperan una recuperación más rápida que en la construcción. Según comentan varios economistas, la vuelta del empleo a la hostelería o las consultorías depende de una cuestión de confianza. Cuando la economía vuelva a arrojar cifras positivas, sí se volverá a lo de antes.

"Una vez se termine la purga, se mejore la productividad y se noten las ayudas, los sectores tradicionales serán los que vuelvan a tirar del carro", vaticina Josep Comajuncosa, profesor de economía de Esade, que confía en que incluso ladrillo e infraestructuras aportarán puestos de nuevo.

"Para la industria van a ser esenciales las ayudas en otros países", recuerda Herce. En el caso del automóvil, por ejemplo, los coches que se fabrican aquí se venden sobre todo en Francia o Alemania, y las ayudas allí están siendo muy potentes. Cuando la crisis internacional afloje, avanza Felgueroso, aumentará la demanda de exportaciones y volverá el empleo. También llegará, recuerda el profesor García, en la medida en la que seamos capaces de forzar la demanda poniendo cosas nuevas en el mercado. -

'Brotes verdes' de empleo

"Hace tres años no podíamos cubrir la demanda de becarios en arquitectura porque contrataban a todos los estudiantes antes de acabar la carrera", recuerda Pedro Zamora, subdirector del servicio de empleo de la Universidad Politécnica de Valencia. Ahora la cosa ha cambiado mucho. Gestionan pocas ofertas en ese área. Aún así, Zamora es optimista. "Acabamos de celebrar un foro de empleo. Han participado 66 empresas; es un 40% menos que otros años, pero, dentro de lo que cabe, no está mal", explica. Además, dice, según una encuesta que realizaron, el 50% de las firmas piensa contratar profesionales antes de 6 meses. "Y entre las ofertas que gestionamos este mes hemos empezado a notar un pequeño cambio. Vuelve el movimiento a actividades relacionadas con la obra pública, y también a la consultoría y la informática", repasa.

"Todos los sectores han destruido empleo, pero dentro de ellos hay 25 ramas de actividad que aún crean puestos de trabajo", dice Francisco Aranda, de Agett. Las administraciones públicas, las actividades sanitarias y en residencias, la programación y tecnología, el tratamiento de residuos, aguas y descontaminación aún tiran del carro. "En los servicios personales, como es el cuidado de ancianos, hay un nicho de empleo importante", dice José García, de la Universidad Pedro de Olavide.

-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de mayo de 2009

Más información