Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El asesino de su mujer en Valencia tuvo alejamiento de su ex pareja

Rocío López Agredano, de 25 años, murió el domingo a manos de su marido, quien se encuentra en estado grave después intentar suicidarse tras el crimen. Según fuentes judiciales, el presunto asesino tuvo entre 2005 y 2006 una orden de alejamiento de su anterior pareja. Rocío y su supuesto verdugo se veían los fines de semana. De lunes a viernes, ella estaba en Castellón, de donde era natural. Estudiaba, opositaba para maestra. Tenía trabajos ocasionales siempre relacionados con niños.

Él compartía vivienda, en el barrio de Benicalap de Valencia, con al menos otras dos personas desde el pasado verano. Las disputas eran constantes, así se lo dijeron a la policía los vecinos. Pero la pareja continuaba viéndose. No constan denuncias. No hubo ninguna actuación por una supuesta situación de riesgo o violencia entre la pareja.

La identificación de la víctima presentó problemas desde el principio. La mujer estaba cosida a puñaladas. La policía encontró su documento nacional de identidad. Pero tuvo serias dudas. El estado de sus facciones estaba muy alejado de las que mostraba la imagen del DNI. Rocío estaba mucho más demacrada. Aunque todo apuntaba a ella, la identificación no se realizó hasta ayer lunes.

Según fuentes de la investigación, Rocío se casó con el hombre que supuestamente la mató, de origen colombiano, sin que su familia lo supiera. El domingo, la pareja discutió. El enfrentamiento acabó con la mujer muerta a cuchilladas y con su supuesto asesino autolesionado gravemente en el cuello.

La alarma, sin embargo, saltó por un escape de gas. Los bomberos de Valencia acudieron al aviso y desalojaron el edificio, en la calle de Ecuador de Valencia. Y fueron los bomberos quienes descubrieron el cadáver de la mujer. La policía, de hecho, entró en la vivienda a través de una ventana, ayudada por la escalera de bomberos. El supuesto asesino estaba prácticamente desangrado tras degollarse. Los efectivos sanitarios desplazados al lugar aseguraron que si su intervención se hubiera demorado un minuto más, hubiera fallecido. Desde entonces, se recupera en La Fe, donde está ingresado en situación muy grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El juzgado de Violencia sobre la Mujer de Castellón se ha hecho cargo de la instrucción del caso porque la residencia habitual de la víctima es precisamente Castellón y tomará declaración al supuesto autor de los hechos cuando mejore.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008