Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viejo Puerta de Hierro se demolerá para construir un hospital de paliativos

Los Reyes inauguraron ayer el nuevo centro de Majadahonda, el doble de grande

Uno abre. Y otro cierra. Para siempre. El futuro del antiguo Puerta de Hierro se desveló ayer: la demolición. El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, anunció durante la inauguración oficial del nuevo hospital, en Majadahonda, el destino del viejo centro hospitalario, un gigante de 44 años que se había quedado obsoleto y saturado. El derribo se hará "cuanto antes", precisó, para poder empezar a construir el edificio que lo sustituirá, un hospital de media y larga estancia y de cuidados paliativos.

Lucía de Miguel, a punto de cumplir 80 años, visitó ayer el hospital nuevo: "Es fabuloso, con una luminosidad y unos servicios fuera de serie", se maravillaba en el vestíbulo, diáfano y de un blanco inmaculado. Allí estaban, a pocos metros, los Reyes y todo su séquito de guardaespaldas, la presidenta Esperanza Aguirre y el Gobierno regional al completo, alcaldes y asesores de 30 municipios, jefes de servicio, trabajadores del Puerta de Hierro... Y Lucía, que ya no es ninguna de esas cosas, pero tenía un buen motivo para estar en la inauguración. "La han invitado por ser una de las enfermeras más antiguas", decía, orgullosa, su hija.

Lucía trabajó 25 años en el Puerta de Hierro. Se jubiló a los 70. Y porque la echaron. Vivió el primer trasplante de corazón con éxito que se hizo en Madrid. Recuerda al médico, "el doctor Figuera", y al paciente, "un niño extremeño, Juan Carlos, que siguió viniendo a revisión muchos años". Por eso, porque allí pasó mucho bueno -y también mucho malo-, echará de menos el viejo recinto, que cierra consultas externas el martes 16: "Me da una pena terrible", se lamentaba ayer. Pero tiene que ser así, concedía: "El antiguo estaba saturado y muy deteriorado". El último día, el del último traslado, será el 28 de octubre. Esa noche, los enfermos ingresados dormirán ya en Majadahonda.

La inauguración, en un salón de actos a rebosar, empezó con la bendición del hospital. El párroco de San Cristóbal, de Majadahonda, pidió, entre otras cosas, para que el centro se libre de las listas de espera: "Que se practique con solicitud el servicio a quienes necesitan de atención sanitaria". Después intervino Esperanza Aguirre, que protagonizó la anécdota del día al mirar a la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, y agradecerle su presencia en calidad de "ministra de Sanidad". En su descargo, hay que recordar que Salgado precedió en el cargo al actual titular, Bernat Soria, lo que no evitó las miradas de extrañeza y alguna risita.

El nuevo hospital, que le ha costado a la Comunidad casi 183 millones de euros, atenderá a 550.000 habitantes del noroeste. Todos los que acudían al antiguo, a excepción de unos 100.000 del distrito de Moncloa-Aravaca, que pasan a la Fundación Jiménez Díaz, de gestión privada. El nuevo Puerta de Hierro tiene 613 camas, todas en habitaciones individuales -con sofá incluido-, frente a las 498 del viejo recinto. Es el doble de grande que su predecesor. Gana, además, dos especialidades nuevas: obstetricia y pediatría.

Cómo llegar

- El hospital está al sur de Majadahonda, en el polígono El Carralero. Al lado de la carretera de La Coruña (A-6), la M-40 y la M-50.

- Llegan los autobuses 653 y 651 (desde Moncloa), 650 (Pozuelo), 685 (Collado Villalba y Las Rozas) y 567 (Boadilla), entre otros.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2008

Más información