Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mensajes de Raúl Reyes revelan su fluida relación con Remedios García

La española intentó lograr el refugio para los hijos del 'número dos' de las FARC

Remedios García Albert, procesada por el juez Baltasar Garzón por colaboración con organización terrorista, mantenía una fluida relación con Raúl Reyes, número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Tanto, que el jefe guerrillero, muerto el pasado marzo en un ataque colombiano contra su campamento, se dirige a ella como "apreciada Camarada" y se despide con "abrazotes".

Los correos electrónicos hallados en los ordenadores incautados a Reyes, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, revelan que Remedios García colaboraba estrechamente con las FARC, organizando actividades de propaganda, gestionándoles visados, facilitándoles contactos con instituciones y otros grupos radicales e incluso transportando dinero. En sus mensajes, García Albert utiliza los seudónimos de Irene o Soraya. Raúl Reyes responde como Jaime o Juan.

Entre otras gestiones, la española intentó tramitar el estatus de refugiado para dos hijos de Reyes, Ariel Robespierre y Lida, que estudiaban Psicología en Cuba. "Ayer me reuní con Enrique de Santiago, secretario general de CEAR ( Comisión Española de Ayuda al Refugiado) y miembro del PCE, amigo nuestro", escribe el 22 de febrero de 2006. "Le transmití sus saludos y la posibilidad de una visita a usted. Agradeció, pero en cuanto a la visita, no se mostró proclive a realizarla por ahora". De Santiago le explica las opciones y ofrece apoyo jurídico si entran de forma irregular, escribe Remedios, que sugiere que los jóvenes se matriculen en algún curso universitario. (Finalmente, Ariel Robespierre consiguió una visa en Italia y su hermana vive en Ecuador).

García Albert nunca toma decisiones sin consultar. "Me atendré a las directivas que usted nos dé", le dice a Reyes en noviembre de 2005. "Quiero agradecerle la confianza que deposita en mi persona". En este mismo correo, firmado como Soraya, García se lamenta de que "el trabajo a desarrollar en Europa no es nada fácil", a causa de la salida de los representantes de las FARC a raíz de su inclusión en la lista de grupos terroristas en 2002. El vacío, se lamenta, lo están llenando otros grupos "con mucha frecuencia al amparo del discurso de los derechos humanos, con su orientación errónea" y "la socialdemocracia, la dificultad principal con la que tenemos que enfrentarnos".

García impulsa la causa de las FARC en todo tipo de eventos, desde el Foro Social Europeo hasta encuentros en Asturias o Alicante. Usa la cobertura de la ONG para la que trabaja, de la que acaba despedida por falta de recursos, según le cuenta a Raúl Reyes en septiembre de 2006. Además, colabora activamente en Internet y se reúne con dos dirigentes de las FARC en sus campamentos en Venezuela: en 2003, con Iván Márquez, y en 2006 con Juan Santrich. Ahí se pilla una fuerte infección, por la que se interesa Raúl Reyes. "Me extrañaba su largo e inusual silencio", le escribe en mayo de 2007.

Según los correos, García sirve además como mensajera para transportar dinero. En 2006 entrega 6.000 dólares (3.800 euros) a Lucas Gualdrón, hombre fuerte de las FARC en Europa, que vive en Suiza y con quien Remedios tenía una relación frecuente. En otro mensaje, de ese mismo año, le pregunta a Reyes qué hace con mil dólares (650 euros) que no pudo entregarles en Venezuela. "Me avisan por favor, cuándo y con quién quiere que les envíe de vuelta el paquete (...) Entiendo que debo convertirlo por los de aquí, o directamente por verdes?".

García a Reyes

- "Quiero agradecerle la confianza que deposita en mi persona" (5 de noviembre de 2005).

- "El trabajo a desarrollar en Europa no es nada fácil (...). Por eso mi insistencia en la necesidad de que viajen a Europa representantes de sus organizaciones de masas, bajo la cobertura que sea" (noviembre de 2005).

- "Hablé con Lucas nada más llegar y le puse al corriente del encargo que usted me dio para él. Me dijo que vendría él mismo a recogerlo, pero hasta ahora no he vuelto a tener noticias suyas" (22 de febrero de 2006).

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 2008

Más información