Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DECLAN GANLEY | Presidente de Libertas | El futuro de Europa

"Este tratado es antidemocrático"

Declan Ganley, de 39 años, ha sido uno de los grandes protagonistas de la campaña con su apasionada defensa del no.

Empresario e inversor con intereses en varios sectores, Ganley ha disparado a cañonazos contra el documento desde la plataforma Libertas. Su acción ha logrado un eco mediático amplio y ha despertado dudas sobre la financiación de su iniciativa. Ganley sostiene haber leído el texto íntegro del tratado, a diferencia del primer ministro irlandés, Brian Cowen, y el comisario de Mercado Interior y Servicios, el irlandés Charlie McCreevy. "Cuanto más sabe la gente sobre ello, más lo rechaza", dice.

Pregunta. ¿Por qué no al tratado?

Respuesta. Queremos devolver Europa a los pueblos y a la democracia. No podemos aceptar esta nueva transferencia de poderes a gente que no ha sido elegida y que no tiene que rendir cuentas a los electores. Es tremenda la arrogancia de algunos líderes, la presunción que tienen de que ellos saben lo que es bueno para los demás. ¿Qué se creen? En Irlanda sabemos leer. Este documento es la Constitución a la que franceses y holandeses dijeron en su día no. Es idéntica en un 96%. Han hecho algunos cambios para justificar que no se vuelva a los electores. Es inaceptable ignorar a la gente.

P. ¿Euroescépticos?

R. No. Somos proeuropeos. He votado sí en otros referendos. La Unión Europea sólo nos ha traído beneficios. Queremos seguir estando en el corazón de Europa. Pero éste es un documento antidemocrático. Crea un presidente no electo, un ministro de Exteriores no electo, no garantiza un comisario a todos los Estados miembros, y no se ha dado a los pueblos europeos la oportunidad de opinar.

P. ¿No teme que un no paralice la actividad de la Unión Europea?

R. No se paralizará nada. Eso lo dicen para asustar. Podemos continuar con la fórmula actual. Si volvemos a poner el tema sobre la mesa, quizás en Bruselas se den cuenta de que hace falta algo más democrático.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2008