Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un teléfono para aplacar al agresor

Igualdad abrirá una línea para atender a los hombres y reconducir su violencia

El teléfono que el Gobierno habilitó para las mujeres maltratadas, el 016, ha recibido llamadas de hombres, algunos quejándose de malos tratos, otros dejando ver su agresividad y otros, simplemente, pidiendo información. Los hombres tendrán ahora una línea para ellos, cuyo número y otras condiciones están por determinar. Se trata, explicó ayer la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en su primera comparecencia ante el Congreso, de canalizar su agresividad para que no recurran a la violencia. Pero también se les informará de otras cuestiones; por ejemplo, de que en esta legislatura pasarán de dos a cuatro las semanas de paternidad a las que tienen derecho. Ocurrirá otro tanto con el permiso de maternidad en el caso de las familias monoparentales que se enfrenten a una segunda crianza (será de 18 semanas) y se dispondrá de 20 semanas para el tercer hijo.

La portavoz socialista en la Comisión de Igualdad, Carmen Montón, pidió al Gobierno "que siga muy de cerca" lo que está ocurriendo con las mujeres que abortan y los médicos que las atienden. Esta última semana, un juez ha permitido que un grupo de ultraderecha pueda personarse como acusación en la causa contra la clínica Isadora y disponer así de los datos de las mujeres que allí han interrumpido su embarazo. Aído calificó de "intolerable" que se vulnere su intimidad y se comprometió a "garantizar la seguridad jurídica y la intimidad" de quienes estén implicados en estos procesos. Ninguna sorpresa, pues, alrededor de este asunto: "Promoveremos la reflexión" de un grupo de expertos sobre la "posibilidad de modificar la ley de interrupción del embarazo", dijo la ministra Aído.

La ministra se mostró partidaria de abolir la prostitución con medidas de "sensibilización, policiales y de integración", porque la prostitución, dijo, "está íntimamente ligada a la pobreza y la inmigración".

Igualdad se encargará de hacer un monumento en memoria de las víctimas de la violencia machista, dotar de distintivos de igualdad a empresas y colegios que lo merezcan y crear una biblioteca de mujeres. Todo lo demás tendrá que acordarlo con otros ministerios.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2008