Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La 'unión oriental' de Europa

La UE recibe con frialdad el plan de Suecia y Polonia para los países ex soviéticos

Suecia y Polonia presentaron ayer al resto de los socios comunitarios su idea de potenciar la dimensión oriental de la UE con el propósito aparente de profundizar relaciones con los países al este de la frontera de los Veintisiete. El plan es en cierta medida similar al Proceso de Barcelona: la Unión por el Mediterráneo que está en fase de lanzamiento. Aunque las declaraciones públicas de distintos países fueron de apoyo al proyecto sueco-polaco, en torno a la mesa la acogida fue de fría diplomacia. Fuentes del Consejo se manifestaron escépticas.

La UE tiene una Política de Vecindad con los países del este y del sur que es una continua fuente de recelos dadas las distintas sensibilidades históricas, culturales y geoestratégicas de los diversos socios. Las modificaciones en uno de los platillos suscitan reacciones inmediatas en el otro y ha sido ahora la reencarnación del Proceso de Barcelona lo que ha llevado a los países del norte y del centro de Europa a buscar una contrapartida para sus áreas de influencia al este.

El proyecto es similar a la Unión por el Mediterráneo, en fase de lanzamiento

Carld Bildt, ministro de Exteriores de Suecia, y Radoslaw Sikorski, jefe de la diplomacia polaca, presentaron una carta a sus colegas en la que dibujaban la relación que esperan potenciar. "En el sur tenemos vecinos de Europa; en el este tenemos europeos que son vecinos", resumió Sikorski al hablar de un plan pensado para Bielorrusia, Ucrania, Moldavia, Georgia, Armenia y Azerbaiyán.

La idea fue acogida con silencio, roto por la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, quien subrayó que ya hay una Política de Vecindad que relaciona a la UE en su conjunto con cada uno de los países (excepción hecha de Bielorrusia, con la que no hay relaciones) y que no hay nada que objetar a que haya nuevos intentos de cooperación regional siempre que se añadan a lo existente. "La idea volverá con cambios a una próxima reunión de ministros de Exteriores y quizá haya alguna referencia a ella en el Consejo Europeo", dijo la comisaria en referencia a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de mediados de junio.

Pese al escepticismo, el plan quizá acabe por tomar algún tipo de cuerpo. República Checa, que asumirá la presidencia de la UE en el primer semestre de 2009 por delante de Suecia, adelantó que si éste es el año del sur, el que viene será el del este.

Además, los ministros celebraron ayer que pueda empezar la negociación para actualizar el acuerdo de cooperación con Rusia vigente desde 1997, discusión paralizada desde 2006 sucesivamente por Polonia y Lituania. La apertura oficial del que se prevé largo y complicado proceso negociador, con la energía como centro, se realizará dentro de un mes en la cumbre Rusia-UE, primera a la que asistirá Dmitri Medvédev como presidente ruso.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2008