Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Entrevista a Rajoy

Mucho más que los debates acartonados de la televisión entre Zapatero y Rajoy, mucho más que el análisis de los actos de campaña de los partidos, mucho más que los demás debates, las discusiones, las declaraciones desafortunadas o afortunadas, la entrevista publicada en EL PAÍS de Javier Moreno a Rajoy me parece un verdadero ejercicio de periodismo político. El periodista repetía las preguntas incómodas, acorralaba al entrevistado con datos que, por ponerlo en un aprieto, el candidato popular decía desconocer. Efectivamente, el "no sé", que ya escuchábamos en el debate frente a Zapatero, aunque Zapatero no tenga ni de lejos la habilidad dialéctica de Javier Moreno, ha sido la frase más repetida. Quiero felicitarle porque ha llevado a cabo el retrato de un político acabado, decrépito, sin energía ni propuestas, que no está en condiciones para gobernar. Hasta este momento, tengo que decirlo, la cosa no me parecía tan obvia. Pero después de leer las pobres y evasivas respuestas de Rajoy, estoy convencido.- Juan Soto Ivars. Madrid.

Resulta que Rajoy ni tan siquiera se había leido el Financial Times, periódico al que hizo referencia en el segundo debate con el presidente del Gobierno. Se limitó a presentar unas notas que algun asesor le habría preparado. Asimismo, declara el señor Rajoy que, "empezó a tener dudas el sábado o el domingo" sobre la autoría del atentado del 11-M. Para más inri, tenemos que soportar sus declaraciones en las que manifiesta que, "no ha llevado nunca al Parlamento el tema del 11-M". Y así, sucesivamente, durante los diversos temas que se plantean durante la magnífica e incisiva entrevista realizada por Javier Moreno en EL PAIS al candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno, en la que se deja bien al descubierto, la personalidad y catadura moral de éste personaje. Enhorabuena.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de marzo de 2008