Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña electoral

Zapatero promete devolver 400 euros a 13 millones de contribuyentes

El Gobierno aplicaría la rebaja fiscal justo después del 9-M - La medida dejaría casi exentos de tributación a los mileuristas - El coste sería de 5.000 millones

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciará hoy una medida de impacto que se incluirá en el programa electoral del PSOE para las elecciones del 9 de marzo: la devolución de 400 euros a los aproximadamente 13 millones de españoles que pagan el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

La deducción, según informaron a EL PAÍS fuentes socialistas, será aprobada en el primer Consejo de Ministros que se celebre tras los comicios y la constitución del futuro Gobierno, siempre y cuando el PSOE obtenga el apoyo mayoritario de los ciudadanos en las urnas. "Es una transferencia de renta a los ciudadanos, posible gracias al superávit fiscal", señalaron las mismas fuentes. El equipo económico socialista maneja la posibilidad de que la deducción se realice de una sola vez, en el próximo mes de junio, o distribuirla mes a mes hasta final de año.

El coste que la promesa de Zapatero tendría para las arcas del Estado sería de unos 5.000 millones de euros, lo que supone menos de la cuarta parte del superávit público con que se ha cerrado 2007, que ha ascendido al 2,3% del Producto Interior Bruto.

Estímulo fiscal

El objetivo, añadieron los responsables del programa del PSOE consultados por EL PAÍS, es mejorar la capacidad adquisitiva de los ciudadanos y, como consecuencia, dar un estímulo fiscal a la economía española en momentos de incertidumbre. La deducción de 400 euros tiene, además, una lectura política: demostrar la fortaleza de la gestión socialista en materia económica en una fase en que los indicadores económicos (paro, inflación, venta de pisos...) muestran una clara desaceleración.

El PP, que apenas había querido debatir sobre economía a lo largo de la legislatura, está tratando de aprovechar a toda costa la erosión económica de los últimos meses para crear una sensación de grave crisis. Rajoy ha fichado al ex presidente de Endesa, Manuel Pizarro, como su número dos y contrincante del vicepresidente económico, Pedro Solbes, y ha lanzado varias promesas de rebaja fiscal para tratar de situar el debate económico en primer plano de la campaña.

Fuentes próximas a La Moncloa recordaron que, de confirmarse, la deducción de 400 euros para todos los contribuyentes es una más de las medidas emprendidas por el ejecutivo socialista para mejorar la economía familiar y devolver a los ciudadanos parte de la renta que ellos mismos han generado. Entre esas medidas destacan las deducciones por el alquiler de viviendas (unos 700 millones de euros) y el cheque bebé (unos 1.200 millones), entre otras.

El mecanismo del nuevo cheque es sencillo: todos los contribuyentes del IRPF verían reducida en 400 euros la cantidad que les retiene Hacienda. El importe devuelto es igual para todos, independientemente del nivel de renta de los ciudadanos. Sin embargo, no es lo mismo 400 euros por cotizante para un hogar de bajos ingresos que para un contribuyente con una renta de decenas de miles de euros anuales. "Ahí radica la progresividad de la medida", añadieron las citadas fuentes socialistas, que señalan que con esta rebaja los mileuristas quedarían prácticamente exentos de tributación por el impuesto sobre la renta.

En la actualidad, el mínimo exento está en los 9.180 euros. Rajoy ha prometido elevarlo a 16.000 euros si gana las elecciones, aunque no ha explicado el modo en que articulará su reforma fiscal, el coste de la misma ni el efecto sobre las rentas de más de 16.000 euros. Frente a la promesa del PP, la que hoy hará Zapatero tiene la ventaja (económica y política) de ser más inmediata y claramente comprensible para cualquier contribuyente. La medida es similar a la que el presidente de Estados Unidos, George Bush, ha pactado con la oposición demócrata para hacer frente a la amenaza de recesión y que ya fue utilizada con éxito para combatir la crisis tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de enero de 2008