Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laura Gallego confiesa que es una escritora "compulsiva"

"Yo soy una escritora compulsiva". Lo dice una mujer que lleva 15 años escribiendo, la mitad de su vida. Laura Gallego se ha convertido en un fenómeno de masas en la literatura española gracias a haber explotado un género con poca tradición en España: la novela fantástica. Ahora lanza al mercado su última obra, La emperatriz de los etéreos, que han editado simultáneamente Alfaguara, en la versión castellana, y Bromera, en la valenciana.

"Es una novela más minimalista que las anteriores que he escrito, más sencilla y con menos personajes, pero sin apartarme del fantástico", explica de una obra que mezcla la fantasía y la mística para narrar la historia de un viaje y una búsqueda desesperada que llevarán a su protagonista a un mundo jamás imaginado.

Como toda una generación de jóvenes, Gallego se crió "con La historia interminable, el manga, los juegos de rol y la serie Dragones y mazmorras", en un país "sin tradición de literatura fantástica", según su opinión. A los 14 años comenzó a escribir y no fue hasta los 21 cuando vio su primer libro publicado, "pero tenía en el cajón otros 13 que nadie había querido editar", confiesa. Esa innata, casi genética, necesidad de contar historias la asume más allá de su extraordinario éxito de ventas. "Yo seguiría escribiendo aunque nadie me publicara mis historias", afirma con rotundidad. Aunque, para ello, haya vivido una adolescencia y una juventud muy alejada de la de sus coetáneos. Pese a ello, Laura Gallego no considera que haya "malgastado" su vida "escribiendo cuando otros se iban de marcha", algo que le parece "muy aburrido", pues ha vivido "muchas experiencias a través de la lectura, cosas que otros jamás vivirán".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de noviembre de 2007