Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia alertó a la policía de Chad del plan para trasladar a 103 niños

El Gobierno español reclama la liberación de los siete tripulantes del avión

El Ministerio de Exteriores francés alertó a la policía de Chad de que miembros de la ONG El Arca de Zoé se disponían a sacar del país a un centenar de niños dos días antes de que las autoridades del país africano intervinieran para evitar la salida del avión que debía transportar a los menores a Francia.

Los nueve franceses -entre los que hay siete miembros de la ONG y dos periodistas- más los siete miembros de la tripulación del avión, todos ellos españoles, seguían detenidos ayer en Abéché, acusados de tráfico de menores o de complicidad en este delito, a la espera de que el juez de esta localidad próxima a la frontera con Sudán se inhiba en favor de un tribunal de Yamena, la capital de Chad, adonde serían trasladados.

Según fuentes diplomáticas, el Quai d'Orsay, la sede de Exteriores, decidió transmitir esta información a la policía del país africano cuando tuvo el convencimiento de que los miembros de esta organización humanitaria se disponían realmente a llevar a cabo su objetivo de evacuar del país a supuestos huérfanos de la guerra de la región sudanesa de Darfur, pese a que desde el ministerio se les había advertido hasta en tres ocasiones de que desistieran de su intento.

La diplomacia francesa duda de que hubiera una relación entre el aviso y la intervención de las autoridades chadianas en el aeropuerto de Abéché cuando el avión se disponía a partir.

El presidente del tribunal de apelación de Abéché ha pedido al juez de instrucción que se inhiba en favor del tribunal de Yamena. "Si esta inhibición se produce, se designará un nuevo juez de instrucción y podría, si lo considera necesario, recalificar jurídicamente las incriminaciones", señaló la portavoz del Quai d'Orsay, Pascale Andréani. Un cambio que podría tener una influencia decisiva en la dureza de las penas a las que podrían ser castigados -el rapto de menores en ese país se pena con hasta 20 años de trabajos forzados, lo que abre un espacio a la negociación entre Francia y su antigua colonia.

El presidente Nicolas Sarkozy indicó que había hablado por teléfono con su homólogo chadiano, Idriss Déby, y señaló que habían acordado que "nadie perderá la cara" en este asunto.

En Francia, la actitud del Gobierno ante la crisis, cargando desde el primer momento las tintas en la actitud irresponsable de los miembros de El Arca de Zoé, empieza a molestar a parte de la opinión pública y permitió ayer a los diputados de la oposición abuchear sin reparos a la secretaria de Estado de Derechos Humanos, Rama Yade, cuando acudió a la Asamblea Nacional para dar cuenta de la gestión de la crisis.

Yade insistió en que desde el pasado mes de julio miembros del Ministerio de Exteriores se entrevistaron tres veces con responsables de la organización advirtiéndoles de lo ilegal de sus propósitos y que se entró incluso en contacto con las familias que esperaban a estos supuestos huérfanos con la esperanza de poder adoptarles.

Pero desde la oposición socialista se acusó a Exteriores de "abandonar a ciudadanos franceses". El diputado Jean Louis Bianco denunció que el Gobierno francés sabía lo que estaban tramando los miembros de El Arca de Zoé y dejó que siguieran adelante, y criticó la actitud del embajador de París en Yamena: "Éste declaró, precipitándose, que nuestros compatriotas deberían ser juzgados en Chad, cuando hay un tratado bilateral que permite que sean juzgados en Francia".

Mientras, la embajadora española en Camerún, María Jesús Alonso, permanece desde el lunes en Abéché, donde se reunió nada más llegar con el cónsul español y ayer se desplazó hasta esa ciudad el director general de Asuntos Consulares, Miguel Ángel Frutos, para reforzar la presencia diplomática española en Chad, informa Efe.

El Gobierno ha anunciado, a través del secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León, que asistirá a los detenidos en la elección de abogados y exigirá que se realice un juicio justo y con todas las garantías. Además, ha insistido en que "todo parece apuntar a la falta de pruebas concluyentes contra los españoles" detenidos en Chad, por lo que el Ejecutivo "seguirá reclamando su liberación".

20 años de cárcel

- Los nueve franceses detenidos han sido acusados de secuestro de menores y estafa

- Los siete españoles están considerados de momento cómplices

- La legislación chadiana castiga el rapto con penas hasta de 20 años de trabajos forzados

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 2007

Más información