Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayor Oreja se niega a condenar el franquismo y Acebes evita desautorizarle

"Muchas familias lo vivieron con naturalidad", "era una situación de extraordinaria placidez"

El PSOE se indignó ayer al conocer el pensamiento del ex ministro del Interior y eurodiputado del PP Jaime Mayor Oreja sobre el franquismo. Se pregunta el político vasco por qué tiene que condenar el franquismo "si muchas familias lo vivieron con naturalidad y tranquilidad". La situación era de "extraordinaria placidez", según Mayor Oreja. El secretario general del PP, Ángel Acebes, evitó desautorizarle y reinterpretó sus palabras. El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, censuró el hecho de que "dirigentes del PP" defiendan la dictadura.

El PP condenó oficialmente el franquismo el 20 de noviembre de 2002, cuando se aprobó por unanimidad una proposición no de ley en el Congreso que reprobaba por primera vez el alzamiento militar y la dictadura. Mayor Oreja, un peso pesado del PP que participa cada lunes en las reuniones de maitines, la cúpula del partido, no parece estar muy de acuerdo con esa decisión.

En su edición del domingo el periódico La Voz de Galicia publica una entrevista con el político vasco en la que le pregunta por la Ley de Memoria Histórica y el franquismo. El periodista pregunta al ministro "¿Por qué le cuesta tanto al PP condenar el franquismo?". "Porque eso forma parte de la historia de España. Yo no lo he condenado, yo elogio y alabo la transición democrática. ¿Cómo voy a condenar lo que, sin duda, representaba a un sector muy amplio de españoles?". El periodista replica que tampoco habría que criticar el nazismo o el estalinismo porque muchos alemanes y soviéticos lo apoyaron. "En la guerra hubo dos bandos y en el nazismo sólo uno", insiste Mayor. ¿Y en la dictadura?: "También hubo dos [bandos durante la dictadura], porque el franquismo fue la consecuencia de una Guerra Civil en la que hubo dos bandos. No es lo mismo que el régimen nazi, donde había un solo verdugo".

Mayor rechaza la condena "por muchas razones". "¿Por qué voy a tener que condenar yo el franquismo si hubo muchas familias que lo vivieron con normalidad y naturalidad? En mi tierra vasca hubo unos mitos infinitos. Fue mucho peor la guerra que el franquismo. Algunos dicen que las persecuciones en los pueblos vascos fueron terribles, pero no debieron serlo tanto cuando todos los guardias civiles gallegos pedían ir al País Vasco. Era una situación de extraordinaria placidez. Dejemos las disquisiciones sobre el franquismo a los historiadores", llega a afirmar.

Ángel Acebes, lejos de desautorizar las declaraciones, prefirió reinterpretarlas a su manera para pasar a la crítica de la Ley de Memoria, allí donde sí coincide todo el PP: "Lo que ha dicho Jaime Mayor es que este debate, que divide y enfrenta a los españoles, es un debate del pasado que incumbe a los historiadores", apuntó Acebes.

"Traer a la actualidad el dolor del enfrentamiento que supuso la Guerra Civil entre españoles no aporta nada bueno. Creo que esto es lo que ha criticado Jaime Mayor", reiteró Acebes, obviando la negativa de su compañero a condenar el franquismo. Tampoco aclaró qué dirigentes del PP acudirán a la beatificación de 498 religiosos muertos en zona republicana durante la Guerra Civil.

La entrevista corrió de mano en mano en la reunión de la ejecutiva federal del PSOE. Causó "estupor", según asistentes a la reunión. El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ligó la crítica del PP a la Ley de Memoria con estas consideraciones "gravísimas". "Es muy grave que algunos dirigentes del PP no sólo no condenen el franquismo sino que defiendan la dictadura. Rajoy debe decir si cree que la dictadura de Franco es o no condenable, o si la justifican".

Los socialistas analizaron en la reunión, dirigida por el secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, el acuerdo que ya existe en torno a la ley. De nuevo, se remachó que nadie puede interpretar que se trata de dividir, sino que servirá "para reparar situaciones de injusticia". "¿Por qué se opone el PP a esta reparación?" se preguntó Blanco. En esta reunión, se analizó la situación vivida días atrás con la polémica en torno a la Fiesta Nacional. Los socialistas recordaron que fue en 1986 cuando por decisión del Gobierno del PSOE de Felipe González se decidió que el 12 de octubre fuera la Fiesta Nacional de España. "Pedimos al PP que deje en paz los símbolos, que son de todos".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de octubre de 2007