Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat obliga a admitir en clase a una menor con 'hiyab'

La niña, de 7 años, lleva una semana sin asistir a clase por negarse a ir sin la prenda

El Departamento de Educación de la Generalitat obligará al colegio público Joan Puigbert-Annexa de Girona a readmitir a una alumna musulmana que acude a clase ataviada con pañuelo islámico. La niña, que tiene siete años, hace más de una semana que no asiste al centro, después de que la dirección de la escuela solicitara a sus padres que no le cubrieran la cabeza con el hiyab, pañuelo que deja a la vista todo el rostro, para ir a clase.

La familia no aceptó la petición del centro y alegó que no obligan a su hija a llevar la prenda y es ella la que se la pone. El director de Educación en Girona, Andreu Otero, ha encargado una investigación sobre el absentismo escolar de la menor. "Es un problema puntual y confío en que mañana [por hoy] ya estará resuelto", dijo. Otero confirmó que la niña lleva la prenda "por iniciativa propia". Recordó que España es un "Estado aconfesional" y que debe haber "tolerancia" y "respeto" hacia el uso del pañuelo islámico.

Llorenç Carreras, director del colegio, explicó que han abierto un proceso de mediación con la familia, con la que aún no se han puesto de acuerdo sobre el uso de la prenda y que "en ningún caso se trata de una expulsión". Carreras aseguró que el centro tiene un proyecto específico para el tratamiento de la diversidad cultural y que es la primera vez que se enfrentan a una situación similar, pese a tener escolarizadas a numerosas niñas musulmanas. "Nuestra escuela es una familia acogedora", añadió. Según Carreras, la petición efectuada a los padres sobre la conveniencia de no llevar hiyab en la escuela se basa en el reglamento de régimen interno del centro, en el que se rechaza cualquier discriminación entre su alumnado, ya sea por razones de sexo, religión o cualquier otro factor. Otero considera que las directrices de la consejería "prevalecen" sobre las normativas internas de los centros escolares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007