Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El grito desconocido de un pulpo acosado

Los científicos registran por primera vez el sonido emitido por el cefalópodo

El seguimiento de un pulpo común, acosado por un grupo de peces en las costas de Baleares, por parte de un buzo que estaba filmándolo, ha dado una sorpresa mayúscula a unos científicos. Al analizar las grabaciones de sonido de la cámara, han identificado, por primera vez, un claro ruido producido por el cefalópodo en actitud defensiva. El sonido fue como un disparo y a la vez se observó un destello luminoso.

Es la primera vez que los científicos registran el sonido producido por un pulpo, una capacidad conocida en otros seres marinos, incluidos delfines o ballenas. Hasta ahora sólo había constancia de sonidos emitidos por cefalópodos en dos casos de calamares que emitían unos débiles ruidos al expulsar agua. El ruido emitido por el pulpo era muy diferente, aseguran Ángel Guerra, del Instituto de Investigaciones Marinas (CSIC), en Vigo, y sus colegas. "Era como un disparo, y a la vez se detectó un destello luminoso", detallan los investigadores en la revista británica Journal of the Marine Biological Association. El comportamiento del pulpo, "parece ser una estrategia defensiva para escapar de los predadores, sensibles a las vibraciones

"Parece una estrategia defensiva para escapar de los predadores"

[que se propagan en el agua]".

Durante y después de la emisión del sonido, el pulpo adoptó una postura defensiva. La cuestión es dilucidar si se trata de una respuesta intencionada del animal al sentirse acosado o un puro efecto accidental producido por las condiciones hidrodinámicas. Los investigadores creen que se trata de una estrategia del pulpo (Octopus vulgaris) para escapar de los predadores y que seguramente sólo lo utiliza en circunstancias de peligro extremo.

La cuestión es cómo produjo el fuerte disparo el pulpo. La hipótesis de Guerra y sus colegas es que se trata de un mecanismo de cavitación. "El proceso pudo haber sido producido por una contracción extraordinariamente fuerte y rápida de los músculos del manto del pulpo ante una situación de extremo peligro", escriben los científicos. La incidencia de la luz solar en las burbujas producidas podría explicar la luz observada.

Esta estrategia sonora sería un rápido mecanismo defensivo para escapar de los predadores, pero exigiría tanta energía por parte del pulpo que sólo recurriría a ella en situaciones extremas y poco comunes, lo que explicaría que hasta ahora no se hubiera descubierto esta extraña habilidad del animal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de septiembre de 2007