Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La donación de óvulos sigue sin control

No hay registro de donantes pese a que la ley española lo exige desde 1988 y ahora también la UE

El retraso de la maternidad y los crecientes problemas de fertilidad por diversas causas han propiciado un aumento de las demandas de fecundación asistida. La gestación con óvulos de donante se ha convertido en la técnica más eficaz y más demandada por las mujeres mayores de 40 años. Sin embargo, un año después de aprobarse en España la nueva ley de reproducción asistida todavía no existe ningún sistema nacional que garantice el control y las buenas prácticas de estas técnicas ni se ha creado el registro que ya estaba previsto en la ley de 1988. La ley establece un límite de seis descendientes por cada donante, pero nadie controla que eso sea realmente así y un donante puede ir a diferentes centros. Los expertos reclaman la creación del registro de centros y de donantes que exige la normativa española y que también establece la Unión Europea.

La gestación con óvulos de donante es la técnica más usada por mujeres mayores de 40

Cataluña es la única comunidad que registra la actividad de los centros de reproducción

"Llevamos años intentando que el Ministerio de Sanidad cree estos registros. Los últimos intentos de la comunidad científica para colaborar con el ministerio no han prosperado, y la respuesta a una iniciativa realizada con el apoyo de la Sociedad Española de Andrología, la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción y la Sociedad Europea de Fertilidad ha sido positiva pero insuficiente", afirma Buenaventura Coroleu, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

En la misma línea se pronuncia Montserrat Boada, coordinadora del Programa de Fecundación in Vitro y Donación del Servicio de Medicina de Reproducción Asistida del Instituto Dexeus de Barcelona: "No se han cumplido las sucesivas leyes españolas y ahora tampoco las directivas europeas que establecen un registro único disponible para España y resto de los países comunitarios", afirma.

Lo último que Sanidad ha comunicado a la SEF, según Coroleu, es que se trabaja en un proyecto de real decreto que creará el Sistema de Información Nacional de Reproducción Asistida que integrará ambos registros. El Ministerio confirma que se está trabajando en la norma, pero no precisa cuándo estará disponible.

La SEF habilitó en 1992 un registro nacional de técnicas de reproducción, pero es voluntario. En 2004 han colaborado 84 centros, públicos y privados, que cubren aproximadamente el 70% de las intervenciones. Según este registro, del que hasta ahora no se han hecho públicos los datos, ese año se realizaron 38.886 ciclos de fecundación, de los cuales 4.801 fueron con óvulos de donante (12,3% del total) y se transfirieron una media de 2,2 embriones por acto. En el 36,2% de los casos el tratamiento fue por esterilidad masculina, el 22,6% femenina, y el restante 20,8%, mixta. Cataluña, por su parte, es la única comunidad que tiene un registro de la actividad de los centros de fecundación. La comparación de los datos recogidos por estas dos iniciativas permite tener una primera información sobre la tasa de éxito de los tratamientos y el perfil de usuarias y donantes.

Se da la circunstancia de que entre las demandantes de tratamiento hay muchas extranjeras, y también entre las donantes de óvulos. "Las mujeres extranjeras vienen a España a seguir un tratamiento de fecundación fundamentalmente por razones legales, económicas y de calidad asistencial. Las donantes extranjeras residen temporalmente en España y donan sus óvulos aquí, muchas veces porque en sus países está prohibido o no se protege la identidad, como sucede en Reino Unido", explica Marisa López Teijón, jefa de Reproducción Asistida del Instituto Marqués de Barcelona.

La fecundación con óvulos de donante está indicada en las mujeres que tienen algún fallo ovárico y ha fracasado la fertilización in vitro. La donante tiene que seguir un tratamiento farmacológico de estimulación hormonal y someterse a una pequeña intervención de media hora en la que se extraen los óvulos. El tratamiento y los controles se alargan durante unas dos semanas, pero desde que empiezan las pruebas pueden transcurrir dos meses.

Por las molestias, desplazamientos o pérdidas de horas de trabajo, el Gobierno español estableció una compensación económica para la donante, que determina cada comunidad y oscila entre los 600 y 1.000 euros. Al respecto, los facultativos también instan al Gobierno a que determine una cantidad, de manera que no haya diferencias entre las autonomías.

"Existe un alto grado de altruismo en las donantes y, aunque probablemente estarían menos motivadas sin la compensación, la donación se hace porque hay voluntad altruista y solidaridad con las mujeres que necesitan los óvulos", apunta Agustín Moreno, coordinador del Grupo de Interés de Psicología de la SEF y psicólogo clínico de la clínica Tambre de Madrid

La nueva ley establece que se compruebe la salud emocional de la donante. Por eso mantienen una primera entrevista con el ginecólogo y luego son evaluadas por el psicólogo o psiquiatra. "Se rechaza alrededor del 1% de las donantes, principalmente por motivos de índole personal, depresión, falta de peso o consumo de estupefacientes, más que por alguna enfermedad que puedan transmitir", apunta Moreno.

Para Alejando González, ginecólogo y presidente del comité científico de la Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida (Anacer), la ovodonación no es una innovación tecnológica, sino "una demanda social necesaria. Por ello hay que evitar cualquier mercantilismo y ofrecer garantías éticas, legales y médicas tanto a las donantes como a las receptoras".5

Mayores tasas de embarazo y nacimiento

Los datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) muestran que las tasas de embarazo en los embriones procedentes de óvulos donados (51,9%) son más altas que en la fecundación in vitro con microinyección espermática (37,3%). También es mayor la tasa de nacimientos (46,8%) que en los ciclos con óvulos propios (23,3%) y congelados. Pero, en contrapartida, las implantaciones con óvulo de donantes tienen una mayor tasa de embarazos múltiples.

Los datos desvelan asimismo que 8 de cada 10 mujeres que siguen un tratamiento de fecundación in vitro con ovocitos propios tienen entre 30 años y 40 años, y que casi la mitad (48%) de las receptoras de ovocitos son mayores de 40 años. En 2004 se realizaron 30.947 transferencias de las que nacieron 7.344 niños (4.113 de partos únicos y 3.231 múltiples).

Cataluña es la única comunidad que dispone de un registro oficial de actividad de los centros de reproducción. El informe catalán de 2004, conocido como FIVCAT, desvela que la esterilidad en las parejas se debe en la mayoría de los casos a problemas masculinos (62,2%) y que la proporción de embarazos múltiples han disminuido ligeramente respecto a 2003.

El registro catalán muestra que en 2004 se realizaron en los centros catalanes 8.125 ciclos de transferencias embrionarias, el 75% de embriones frescos y el 22% criopreservados, de los que nacieron 2.561 niños vivos (77,2%). El estudio desvela que en el 74,5% de los casos la mujer recibe ovocitos propios en fresco y en el 25,5% restante ovocitos en fresco de donante. Para todas las técnicas la tasa de embarazo por 100 transferencias se sitúa en el 36,6%.

En cuanto al perfil de las mujeres, de las 6.241 que se sometieron a técnicas de fecundación, el grupo más importante fue el de 35 y 39 años, la mayoría son españolas, principalmente catalanas, están casadas y trabajan fuera. En lo que se refiere a las donantes, la mayor parte tiene entre 25 y 29 años, son catalanas, solteras y asalariadas.

DICE LA LEY

- La Ley 14 de 26 de mayo de 2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida deroga las leyes de 1988 y 2003 y en relación a la donación de ovocitos, establece: La donación de gametos y preembriones (embrión in vitro desde que se fecunda hasta los 14 días) es un contrato gratuito, formal y confidencial.

- Nunca tendrá carácter lucrativo o comercial. La compensación económica que se fije sólo podrá compensar estrictamente las molestias.

- Será anónima y deberá garantizarse la confidencialidad.

- Las donantes deberán ser mayores de edad, tener un buen estado de salud psicofísica y plena capacidad de obrar. La evaluación del estado psicofísico deberá cumplir un protocolo obligatorio.

- Se limita a seis el número de hijos nacidos en España generados con óvulos de una misma donante.

- Los preembriones sobrantes podrán ser crioconservados y utilizados por la mujer o su cónyuge, donados con fines reproductivos, de investigación, o cese de su conservación sin otra utilización.

- Los equipos biomédicos incurrirán en responsabilidades legales si violan el secreto de identidad, realizan mala práctica, omiten información, lesionan los intereses de los donantes o usuarios, o transmiten enfermedades congénitas o hereditarias evitables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 2007

Más información