ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 11 de junio de 2007
COLUMNA

¡Malditos profesores!

El miércoles, Ernest Maragall, consejero de Educación de la Generalitat (y hermano del presidente más irrepetible de la historia de Cataluña), visitó el programa de radio Minoría absoluta. De entre lo que explicó sobre su negociado, dos ideas me conmovieron. Contestando a una pregunta sobre el respeto en clase dijo lo que sigue: "Eso de que 25 o 30 chicos de 12, 13, 14 o 15 años pensemos que pueden seguir estando una hora seguida quietos y callados en una aula, escuchando lo que les explica un señor que dice que lo sabe todo, ha pasado a la historia. Más bien tendríamos que ir aceptando que las cosas no son así, no tendrían que ser así". La segunda idea, y que venía a cuento de la primera, fue la que sigue. Dijo: "En algunas ocasiones -por ejemplo, en 'tecnologías de la información'- no es tan extraño que los chicos que hay en un aula (de estas edades) sepan más que su profesor. Pues yo creo que una parte de la pérdida de respeto y de la autoridad proviene de esto. De este tipo de desequilibrios".

Alguien podría comparar a Ernest Maragall con Aristóteles, que argumentaba que los hombres tenían más dientes que las mujeres, pero, simplemente, no le abrió la boca a nadie para echar cuentas. Sin embargo, no es el caso. Maragall tiene toda la razón del mundo. Las clases magistrales son un rollazo que nuestros adolescentes no deben sufrir. A ver si la Revolución Francesa no podría explicarse de manera amena con una Barbie (a la que le habríamos guillotinado la cabeza en el taller de plástica) y un Mádelman (al que, entre todos y todas, habríamos disfrazado de Robespierre). Sería muy excéntrico pretender que 30 alumnos se pasasen una hora (¡una hora entera!) escuchando en silencio y sin moverse las explicaciones de un señor que, encima, "dice que lo sabe todo". Yo recuerdo que en mi denunciable vida escolar fui obligada a hacer este horrible sacrificio, con el añadido insoportable de... ¡tener que levantar la mano para hablar! Así estoy de traumatizada. Y eso que mis profesores no eran como los que frecuenta Ernest Maragall. Nunca dijeron que lo sabían todo, al contrario. (¡Pero seguro que lo pensaban!).

Por tanto, cuando un profesor, por ejemplo, explique en clase el Holocausto y la lección no resulte lo bastante dinámica, es normal que los 30 alumnos charlen de sus cosas o se echen a dormir entre los pupitres. Y sí. Es cierto que algunos de estos profesores salen de clase llorando. Pero lloran de emoción. La emoción de saber que con su sacrificio forjan el futuro de sus pupilos. Cuando éstos cumplan 18 años, ya estarán entrenados para trabajar de tertulianos en programas como Paranoia nacional o Ana Rosa, donde el más analfabeto y el que más vocifera e interrumpe es el que recibe más aplausos. Eso sí, también es verdad que si estos chicos quieren dedicarse a otros trabajos se sentirán un poco inadaptados. Es decir, si el día de mañana son profesores y tienen una reunión con Ernest Maragall, les parecerá raro escuchar durante una hora sus explicaciones sin cuchichear entre ellos. Y les costará no tirarle bolitas de papel o, en definitiva, no decir "¡jooope!" cuando él les intervenga el móvil.

En cuanto a lo de las causas de la falta de autoridad, pues también le doy la razón. Si un profesor sabe menos que un adolescente, es normal que éste le falte al respeto. Eso explica que algunos preclaros muchachos también sean irrespetuosos con sus iletrados padres, sus analfabetos abuelos o sus criadas filipinas. Ahora bien, aunque a Ernest Maragall y a mí nos cueste creerlo, algunos maestros derrotistas juran que la falta de respeto no sólo se da en la clase de tecnología de la información. Sostienen que también se da en las clases de matemáticas, física, inglés... ¿Será que los alumnos también saben más de estas materias que sus profesores? Si es así, los muchachos disimulan como bellacos hasta el punto de suspender a propósito. Yo creo que no. Que aunque nos duela, habrá que aceptar que unos pocos profesores (no todos) tienen más competencia en algunas materias que sus alumnos. Claro que, entonces, ¿hay que suponer que en las clases de física, inglés o literatura no hay falta de respeto? Pues sí. Exacto. Allí reina un obsoleto orden y un anticuado silencio. Me van comprendiendo, ¿no? Todos lo sospechábamos. Los profesores que se quejan de la falta de respeto en las clases de matemáticas, lengua o tecnología se lo están inventando para poder pedirse un baja por depresión. Ja. ¡Y encima tienen tres meses de vacaciones...! Y luego se enfadan porque algunos padres preocupados por la educación de sus retoños les esperan a la salida del colegio para partirles la cara.

moliner.empar@gmail.com

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana