Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:NATALIA DICENTA | Actriz | Fin de semana

"Me gusta arriesgar, que el listón me lo pongan cada día más alto"

Natalia Dicenta (Madrid, 1962) interpreta a Hildegard von Bingen en La sutil voz del silencio. El pensamiento de la monja Hildegard, un espectáculo "tipo performance" que obligará a los espectadores a desplazarse para no perder detalle de este repaso a la vida y visiones de la mística medieval alemana. La producción de Studio Festi, dirigida por Monica Maimone, se enmarca en el cuarto Festival de Música Sacra de Bilbao

Pregunta. ¿Cómo prevé el espectáculo?

Respuesta. Como algo muy mágico y espiritual. La personalidad de esta mujer me parece absolutamente apasionante, porque fue una mujer rompedora que en el siglo XII puso voz bien alta a una serie de cosas relativas a las mujeres que hasta casi el siglo XX estaban desaparecidas. Fue una mujer de grandísimo calado que ha estado durante muchos años desaparecida por la misoginia innata de la Iglesia.

P. ¿Se identifica con ella?

R. No necesariamente. No me identifico con ella en cuanto al hecho religioso, porque no soy particularmente religiosa, pero sí en el hecho de ser mujer luchadora, contestataria, revolucionaria. Estoy orgullosa de pertenecer a su mismo sexo.

P. ¿No hace falta ser creyente para interpretar con acierto un papel así?

R. No, en absoluto. Yo soy una correa de distribución, soy comunicadora. No tengo que ser alcohólica para interpretar a una alcohólica, ni tengo que ser asesina para interpretar a una asesina, ni tengo que ser santa para interpretar a Hildegard von Bingen.

P. Presentó en TVE Lo tuyo es puro teatro. ¿Echa en falta más teatro en televisión?

R. Sí. Tiene que ser muy promocionado desde todos los ámbitos para seguir seduciendo a la gente para que salga de su casa, deje el ordenador, la Play Station, el supercine que se han plantado, etcétera. La cultura, la vida y el poder de decisión están en la calle. La gente está perennemente enchufada, con el cerebro como licuado y metida en su casa. No creo que estén recibiendo el nivel cultural y educativo suficiente.

P. ¿Qué importancia da a su faceta de cantante de jazz?

R. Exactamente la misma que doy a mi rol de actriz. Soy actriz y cantante a partes iguales. De hecho, en el próximo espectáculo que voy a hacer en teatro, Los persas de Esquilo, con Calixto Bieito, se van a fusionar ambas facetas. A mí me gusta arriesgar, que el listón me lo pongan cada día más alto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007