Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La introducción de la vacuna del neumococo divide a las sociedades médicas

La inmunización sólo protege contra siete de los más de 40 serotipos de la bacteria

La administración de la vacuna contra el neumococo empezó ayer con normalidad en los centros sanitarios y discrepancias entre las sociedades médicas. La Comunidad de Madrid, que ha decidido unilateralmente aplicar la nueva vacuna, se ha topado con la oposición del Ministerio de Sanidad y el resto de comunidades autónomas. Algunas sociedades, como la de pediatras, creen que la vacuna es un avance en la prevención de enfermedades graves. Otras, como la de expertos en vacunas o las de medicina familiar, critican que Madrid rompa la unidad del calendario vacunal español. Y algunos médicos y comunidades acusan a Madrid de haberse plegado a los intereses del laboratorio que la fabrica.

El neumococo es una bacteria que habita en las vías respiratorias de un porcentaje importante de la población. Algunos estudios apuntan que hasta el 80% de los niños menores de dos años ha estado en contacto con ella y, aunque en la mayoría de los casos no causa ninguna enfermedad o una leve como la otitis, en algunas ocasiones provoca pulmonías o meningitis mortales.

Existen más de 70 serotipos de neumococo, de los cuales unos 40 pueden causar enfermedades graves al ser humano, según la Asociación Española de Vacunología. La vacuna introducida por Madrid protege contra siete de ellos.

Los colectivos más vulnerables al neumococo son las personas mayores y los menores de dos años. Por ello, Madrid ha decidido introducirla en el calendario vacunal infantil, con cuatro dosis administradas a los dos, cuatro, seis y 18 meses de edad. Las 1.347.000 dosis adquiridas por el Gobierno regional serán administradas de forma gratuita en los centros de salud y de vacunación.

Para los padres que ya habían administrado -y pagado- alguna dosis a sus hijos por recomendación de su pediatra, Sanidad propone seguir el programa de dosis pautado, aunque de forma gratuita, en la sanidad pública.

Calendario único

La introducción de la vacuna, sin embargo, ha estado envuelta en la polémica científica y política. La científica se debe a que no hay unanimidad entre médicos e investigadores sobre los beneficios de la nueva vacuna y a la ruptura del calendario vacunal único en toda España por parte de Madrid.

La política está causada por el disgusto del Ministerio de Sanidad y el resto de comunidades autónomas -sólo Navarra apoya al consejero de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela- al hecho de que Madrid haya actuado unilateralmente.

Lamela ha conseguido el apoyo de la Asociación Española de Pediatría, que, en un comunicado, afirma que "Madrid se alinea con los países más desarrollados que han introducido la vacuna en sus calendarios". Los pediatras hacen un llamamiento al Ministerio de Sanidad y al resto de comunidades para que incorporen la vacuna en toda España.

Más crítica con la decisión es la Asociación Española de Vacunología. Su presidente, José María Bayas, considera que la introducción de la vacuna contra el neumococo es "un asunto muy controvertido porque no hay consenso médico sobre sus beneficios a medio y largo plazo".

Algunos expertos dudan sobre estos beneficios por la elevada cifra de serotipos del neumococo. "La vacuna protege contra siete y es verdad que éstos dejarán de causar infecciones. El problema es que el vacío ecológico que éstos dejarán puede ser ocupado por otros serotipos, que se encontrarán sin competencia. El resultado es que, en muy poco tiempo y tras gastarnos un dineral de presupuesto público, podemos tener el mismo número de infecciones, pero causadas por otros serotipos del neumococo", explican fuentes científicas.

La Asociación de Vacunología se muestra muy crítica con la actuación unilateral de Madrid. "La decisión de Madrid de realizar cambios en el calendario rompe el principio de equidad entre comunidades y supone un paso atrás en la trayectoria de consenso que permite armonizar calendarios" en todas las comunidades.

En términos parecidos se ha manifestado la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, que sostiene que "cualquier ampliación del calendario vacunal debe ser realizada de forma coordinada, equitativa y solidaria entre todas las comunidades".

Las mayores críticas le han llegado a Lamela de los responsables de Salud Pública de otras comunidades. El de Extremadura, Pedro García Ramos, acusó a Lamela en una entrevista publicada en Diario Médico de plegarse a "los intereses económicos de la empresa fabricante", el laboratorio norteamericano Wyeth. "Los serotipos de la vacuna son los más prevalentes en Estados Unidos y el propio laboratorio investiga nuevas vacunas con más valencias", afirmó García Ramos.

Sanidad replicó ayer que los serotipos de la vacuna son "los más frecuentes en el mundo occidental y los que mayores problemas de salud causan a los menores de dos años, precisamente la población que se pretende proteger con la nueva vacuna".

El Ministerio de Sanidad, por su parte, criticó que la Comunidad de Madrid haya roto el calendario vacunal que firmó hace un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 2006